Reseñas

Al Grito de Guerra, el videojuego FPS Mexicano [Reseña]

Durante la segunda semana de Octubre 2012 todos los eventos sobre y para los videojuegos están sucediendo aquí en la Ciudad de México, donde reside el staff de RA. Retorno estará cubriendo Conexión VG mientras yo personalmente haré lo posible por cubrir DevHour MX. Esta es una época curiosa en donde la tecnología ya está permeando más profundamente el bloque latinoamericano, prueba de ello es que empieza a haber una cultura del tech startup, lugares como el Telmex Hub, eventos como la Campus Party e incubadoras de tecnología como el Centro de Tecnología e Innovación Telmex. De ahí sale el primer First Person Shooter de tierra azteca: Al Grito de Guerra, un shooter sobre la Revolución Mexicana. Salió al público hace dos días y… no es muy bueno que digamos.

Máquina Voladora, un estudio que obtuvo el apoyo del CTIN Telmex, es un estudio fundado por Gerardo Medina y Felipe Mandujano que recibieron $10 000 pesos de apoyo para llevar su proyecto de un FPS basado en la Revolución Mexicana. Además de eso recibieron apoyo monetario de FondeadoraMx, un servicio de crowdfunding mexicano , recibiendo $2210 pesos de los $108 500 solicitados.

[vimeo]http://vimeo.com/47757449[/vimeo]

En su página de Fondeadora ellos prometían sacar una actualizacion cada semana con nuevas clases y modificaciones a los personajes, además de más escenarios en los cuales pelear. Sabiendo el modesto presupuesto que estos chicos tuvieron para realizar el shooter, honestamente me sorprende que lo hayan terminado. Sin embargo, esto no atenúa mucho las críticas que tengo hacia el videojuego, aún y este estando en la fase beta de desarrollo.

Primero explico que es fase beta para poder continuar: El desarrollo de software consiste en varios estadíos o fases que son como postes en una carretera que indican qué tanto del producto se ha completado o está en proceso. La fase alfa es cuando las partes básicas del programa están funcionales pero no completamente, mientras tanto todos los detalles ancilares son inexistentes o están en desarrollo. La fase beta es cuando al menos alrededor de 60% de los elementos del producto son completamente funcionales y se quedarán como están, el resto está en desarrollo o en proceso de pruebas. Cuando una compañía de software, especialmente una videojuegos, saca su juego (goes gold en juerga local) es cuando están seguros que todo el código está listo la cantidad de eventos inesperados (bugs) está al mínimo.

Con eso fuera del camino, empezamos la crítica del juego en sí.

GAMEPLAY

Para empezar, Al Grito de Guerra es un FPS que es únicamente multiplayer. Sólo con eso empezamos a tener problemas: Uno, entorpece la experiencia ya que la limita a cuántos jugadores están ahí al mismo tiempo. Sólo en una ocasión estuve en un servidor donde no estuviera solo, en las demás estuve vagando sobre los escenarios de Cuautla o de Zacatecas ya que todavía no tienen listo el servidor que corresponde a Plaza Mayor.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=Juvg1CVoiww[/youtube]

Dos, privan al juego de uno de los más importantes aspectos de la Revolución Mexicana: El poder narrativo. Esta guerra fue la primera en el mundo en ser completamente documentada en fotografía y en película. La misma vive en los corridos de La Cucaracha y El Manco Huerta que relatan las hazañas de los caudillos y en las crónicas de gente que estuvo en las batallas.

Vivir La Decena Trágica en donde el terror y los fusiles cimbraron el centro histórico de la capital y resultaron en el brutal asesinato del presidente en turno hubiera sido magnífico experimentar en algo que se pareciera a Half-Life en donde uno es un simple testigo del caos alrededor.

Ponerse en los zapatos de Pancho Villa y huir de los ejércitos constitucionalistas buscando desesperadamente agua y alimento para sobrevivir mientras se ayuda uno de la ayuda local hubiera sido digno de un videojuego que se pondría al tú-por-tú con The Last of Us o DayZ.

Reconozco que los chicos de Máquina Voladora se vieron severamente limitados por su dinero ya que para hacer estas dos anteriores propuestas hubieran requerido más fondos, pero siendo que he visto juegos similares hechos con menos dinero mi crítica sigue vigente.

Ahora, esto no lo hace automáticamente un mal juego. Un FPS Multiplayer bien hecho puede ser igual de exitoso que uno tradicional si no es que mucho más. No tengo más que mostrar el éxito rotundo que ha sido Team Fortress 2 y Blacklight Retribution porque son extremadamente divertidos de jugar. No hay vuelta de hoja. Aquí, Al Grito de Guerra también se queda corto.

El jugador al entrar al servidor tiene la opción de elegir bando entre Federalistas, Zapatistas, Obregonistas y Villistas; para luego elegir qué clase de arma se va a utilizar. Más allá de tener un avatar diferente (que no cambia en ocasiones cuando se quiere cambiar de bando), no hay absolutamente ninguna diferencia entre estos 4 equipos. Todos tienen acceso a las mismas armas, se mueven igual de lento y tienen las mismas habilidades físicas. Me veo obligado a preguntar: ¿Para qué darme a elegir si todos son lo mismo? ¿Ver a un mono diferente que al fin y al cabo voy a matar porque es un todos contra todos?

Salvo algunas diferencias, el mismo problema se manifiesta al elegir arma de corto y largo alcance. Es bonito ver al personaje tomar una Carabina 30-30 o un revólver Peacemaker, pero la novedad se desvanece rápidamente.

Refugiarse bajo el argumento de exactitud histórica no funciona cuando no trae nada nuevo a la mesa. El fuerte de TF2 o de CounterStrike es que las diferentes clases de personaje tienen habilidades y armas exclusivas a ellos. Ninguno es superpoderoso ni un alfeñique, todas las clases tienen un propósito. Quien quiera argüir que esto es difícil hacer, hágame el favor de checar Team Fortress Classic y luego hablamos.

Quitándole toda la salsa de pico de gallo a Al Grito de Guerra, lo que obtenemos es un CounterStrike pequeño, lento y con pocos loot drops. Nada particularmente malo, pero tampoco nada excepcionalmente bueno. Otros detalles en su contra son que no hay un indicador fiable de salud, los spawnpoints son predecibles y que los cuadros de detección de tiros son muy raros. Las armas en modo de apuntar son impredecibles también.

GRÁFICAS

En el campo gráfico las cosas son un poco mejores: Las graficas son como una cruza entre PlayStation 2 y Xbox, nada extraordinarias pero eso en una producción tan precaria juega a favor de ellos ya que nunca tuve latencia de imagen (lag) o alguna eventualidad técnica que me impidiera saltar del techo por enésima vez. Las texturas son de una calidad media, empiezan a perder calidad sólo cuando el jugador realmente se acerca a ellas. Esto es cierto aún y cuando se juega en calidad alta.

Algo que he de reconocer los muchachos de Máquina Voladora es que se esmeraron en recrear los objetos y los edificios del Porfiriato: Los carros con ametralladoras Hotchkiss se ven como los de verdad, las almenas tienen ese sabor a principios del siglo XX y los ferrocarriles tienen el estampado de Nacional de Ferrocarriles. Esto contribuyó a que se viera históricamente correcto, aunque ver al personaje morir y que su arma salga derrapándose por el suelo es muy gracioso, denota la crudeza de otros aspectos técnicos del juego.

Cosas como explosiones se quedan cortas ya que sólo son elementos bidimensionales que no dejan rastros mientras que las balas si dejan hoyos en las paredes. Hay algunos elementos que no tienen colisión, sobre todo rejas. Esto hace posible que el jugador se salga del campo del juego y cause que se muera o que haga cosas como saltar de las ventanas de los muros. Las animaciones de los personajes son buenas, aunque al morir se convierten en muñecas de trapo y al estar al frente de un cañón parecen bailar.

SONIDO

El juego usa un tema de mariachi en la pantalla de inicio pero hasta ahí. No hay música. El sonido deja mucho que desear porque los sonidos de las carabinas son muy similares igual que los revólveres. Los sonidos de muerte son genéricos, aquí unas buenas mentadas de madre o gritos calzarían muy bien.

¿CUAL ES EL ULTIMO VEREDICTO?

Jugar la versión beta de un juego es como probar un auto que no tiene carrocería: Si bien no se ve como el producto terminado, tanto el desempeño del motor como las características más importantes del mismo ya están presentes. Si el diseño de Al Grito de Guerra es el que corresponde a esta fase, entonces no espero mucho del producto final. Es un producto que tiene una novel presentación pero ya una vez digerida no es sorprendente. El esfuerzo de Máquina Voladora es muy comendable, pero tiene todavía mucho que hacer antes de hacer justicia al material base o al género que querían hacer. Usaron un motor que les quedó grande (Unreal) y faltan a los principios básicos de diseño y usabilidad. Esperemos que todas las cosas que prometieron se puedan cumplir.

El beta de Al Grito de Guerra está disponible para descarga gratuita en su página algritodeguerra.vg

Categories
ReseñasVideo JuegosVideojuegos

¡Anime, Videojuegos, Manga, Cine y más! Nos gusta el entretenimiento y más el de Japón ¡Síguenos!

Leave a Reply

*

*