Anime

Análisis: El infame rol de Mika Shimotsuki (Psycho-Pass 2)

A lo largo de la serie tuve que preguntarme varias veces cuál podría ser la razón por la que los realizadores se esmeraban tanto en mostrarnos las debilidades de Mika Shimotsuki. El retrato que hicieron de la novata inspectora no fue prometedor desde el principio: apegada a los prejuicios de una sociedad que nosotros sabíamos endebles, petulante, celosa; poco o nada había en ella que la hiciera apreciable. Era como una repetición en negativo de lo que la relación entre Ginoza y Akane había sido en la temporada anterior.

MikaShimotsuki010

En aquel tiempo, Akane era la novata. Era una chica privilegiada desde donde se mirara. Aunque un tanto opacada por las fuertes personalidades de Kôgami y Makishima, Akane fue creciendo silenciosamente. Aquel primer relato nos hizo intuir –antes de mostrarnos la verdad– que algo muy podrido ocurría tras las bambalinas de esa sociedad perfecta. Lo olíamos en la incapacidad de los Dominator para evaluar a Makishima, en la ineficacia de Ginoza, en la indolencia de la jefa del Ministerio de Salud y Bienestar. En el fondo, todo se trataba de un problema ético: ¿qué es lo que mantiene unida a una sociedad? ¿El temor a ser castigado? Si es así, ¿qué libertad puede haber? Akane dio una respuesta:

La ley no protege a las personas. Las personas protegen la ley. La sociedad siempre ha detestado el mal y ha buscado una forma honrada de vivir. Sus sentimientos… la acumulación de los sentimientos de esas personas es la ley. Son los frágiles e irremplazables sentimientos que todos llevan en sus corazones. Comparados con el poder de la ira o el odio, son algo que se puede romper con facilidad. La gente siempre ha rezado por un mundo mejor. Para que esas oraciones sigan teniendo significado, debemos hacer nuestro mejor esfuerzo para protegerlas hasta el final.

Sybil era la materialización de esos sentimientos. Por eso, pese a todo, Akane aceptó someterse a ese régimen que sabía imperfecto. Incluso Kôgami, que era guiado por su obsesión más que por cualquier otra cosa, aceptó su postura.

Llegada la segunda temporada, los puntos débiles del sistema nos eran evidentes. Es más; Sybil había llegado al punto en que su evolución estaba dejando de importarle y ya sólo se ocupaba, como cualquier grupo en el poder, de mantenerse a la cabeza y así, sobrevivir. Todos lo sabíamos, todos menos Mika.

Mika apareció en condiciones semejantes a las de Akane: demasiado joven, demasiado inexperta. Si a esto agregamos su profunda confianza en el sistema –del que dependía su privilegio y posición– tenemos una combinación potencialmente deleznable. Al menos en ese punto Akane no era así. Su confianza no estaba en el sistema sino en su propia convicción. Mika careció de eso desde el principio.

MikaShimotsuki011

En cambio, sus inseguridades se proyectaron en Akane. Desde su punto de vista, no podía comprender las razones por las que Akane se comportaba como lo hacía, ni por qué era la favorita de sus superiores. Mucho menos se interesó por la lealtad que le profesaban sus subordinados, que poco tenía que ver con su jerarquía. Todos vimos a Yayoi, por ejemplo, pasar de la indiferencia a la confianza. También vimos a Ginoza, a quien comprender la magnitud de sus errores le costó sangre y lágrimas.

Mika desconocía todo eso. Su función en la historia, concluí, fue la de conservar un aspecto fundamental en nuestra órbita: que Sybil era un sistema muy conveniente para la mayoría, siempre que su color permaneciera claro. Esta condición, frecuentemente olvidada, era fundamental. La experiencia de Mika en el equipo de Akane le hizo ver lo dolorosamente difícil que era mantenerla y, por lo tanto, lo frágil que realmente era su posición. Eso hizo que sus fracturas fueran más claras: los celos que sentía hacia Akane pronto pasaron de enfocarse en su posición social a centrarse en su, llamémosle así, salud mental.

MikaShimotsuki001

Al final, Mika también pagó con sangre, pero no con la propia. El costo de su aprendizaje –aún incompleto e insuficiente– recayó en una completa inocente: la abuela de Akane. Mika la entregó sin saber cuál sería su destino, aunque no por eso está exenta de responsabilidad. Nunca podrá perdonarse, pero al menos, aunque sólo sea ante sí misma, supo reconocerse culpable. Eso ya es un comienzo.

¡Comenta esta nota!
Categorias
AnimeReseñas

Psicólogo, psicoanalista y especialista en temas sobre Japón, su cultura y su sociedad. Entusiasta de las historias y sus lenguajes.
Un comentario
  • psycho-pass mika dominator | サイコパス.tv
    30 Enero 2015 at 7:25 AM
    Deja un comentario

    […] Análisis: El infame rol de Mika Shimotsuki (Psycho-Pass 2 … La joven inspectora es, con razón, uno de los personajes menos populares de Psycho-Pass 2. Sin embargo, tiene un papel fundamental en el relato que, aunque.(続きを読む) […]

  • Deja un comentario

    *

    *