Anime

#Análisis | Orange — Decisiones de amor, vida y muerte

Cinco amigos se reúnen por primera vez después de muchos años. La reunión, aunque amistosa, no es alegre. Falta Kakeru, que murió en un accidente.

El paso de Kakeru por sus vidas fue breve, pero dejó un efecto duradero en los cinco amigos. Su relación nunca volvió a ser la misma. Se distanciaron. Sólo dos, Suwa y Naho, continuaron frecuentándose e incluso se casaron. El reencuentro con Takako, Hagita y Azusa revivió en todos ellos la sensación de ausencia que siempre queda cuando alguien cercano a nuestro corazón ha dejado de estar presente.

orange001

La muerte es incomprensible en el nivel más profundo, porque no hay nadie que la haya experimentado. Sólo la conocemos a través de lo que perdemos. Pero aún dentro de su misterio, la muerte también tiene sus reglas —o eso nos gusta creer—. Por ejemplo: los viejos mueren antes que los jóvenes. Y nadie busca su propia muerte.

Kakeru rompió ambas reglas: el accidente fue provocado. Algo pasaba en su interior, que ninguno de los cinco amigos supo descifrar. Ahora, diez años después, intentarán una medida desesperada: enviarse cartas al pasado para evitar la tragedia.

Orange no es la primera historia en explorar la cuestión del remordimiento a través del viaje en el tiempo y, seguramente, tampoco será la última. Su originalidad radica, sin embargo, en que los cinco amigos no hacen el viaje, sólo sus cartas. Esto crea una situación peculiar: Naho y Suwa (que juegan la mayor parte) no son los mismos en un tiempo y en otro. Convencer a sus pasados de cambiar el curso de los acontecimientos tiene, en cada uno, efectos distintos.

La Naho del futuro quiere borrar sus remordimientos a través de transformarse a sí misma en el pasado. Diez años atrás estuvo enamorada de Kakeru y era correspondida, pero nunca se dijeron nada. De naturaleza tímida, a Naho muchas veces le faltó valor para aventurarse un poco más con él.

orange007

La Naho del presente no sabe si estará a la altura, pero comprende que la apuesta es un asunto serio. Salvar el corazón de alguien muy lastimado, para salvarle la vida, quizá sí es una tarea demasiado pesada para una chica tímida e indecisa como ella. A Naho la tarea le demanda que cruce fronteras que no se atrevió antes; que gane terreno donde está acostumbrada a sólo mirar. En suma, que sea dueña de sí misma y no únicamente un agente pasivo de una vida que le pertenece.

El Suwa del futuro, en cambio, apela al carácter generoso y desprendido que sabe que siempre ha tenido. En su carta, Suwa se cuenta a sí mismo el hermoso futuro del que goza e incluso lo acompaña con fotos que lo demuestran. Su sueño se hizo realidad: logró casarse con Naho y tienen un hijo. No obstante, sobre ese futuro siempre pesará la muerte de Kakeru.

orange003

La decisión de hacerse saber su propio futuro es extraordinariamente interesante. Como dije antes, Suwa apela a su propio carácter generoso, pero, mediante ese gesto, también le da a su yo pasado el poder de tomar una decisión por su cuenta. Sabe lo que pasará si Kakeru no es salvado: Naho será su esposa y todo lo que tiene que hacer para garantizarlo es dejar que las cosas sigan su curso natural.

Justamente porque conocemos el tamaño de su renuncia, creo que no hay uno que no admire a Suwa. Es un héroe de verdad, pero no tanto por lo que hace como por lo que deja de hacer. Sus intenciones con Naho son obvias desde un principio, pero llegado el momento, tiene la bastante entereza para hacerse a un lado e incluso empujar a Naho a crecer lo suficiente para afrontar la dura misión que su futuro le encomendó. No podemos quitarle eso; si lo hiciéramos, Suwa no sería un héroe sino un mezquino ser humano.

Kakeru, por otro lado, es un personaje complicado. Desde el punto de vista del relato él no es un agente sino el objeto de los acontecimientos: todo lo que hacen los demás personajes es en función suya. Quizá por eso parezca un personaje débil y poco atractivo, pero también hemos de sumar el hecho de que se trata de alguien que atraviesa una crisis de melancolía. Kakeru viene de una pérdida tras otra: primero la de su padre, después la de su hogar y, finalmente, la de su madre. Esta última es particularmente difícil de soslayar, pues él se siente responsable. En su situación no es extraño que su conducta oscile entre el deseo de contacto y consuelo con la persistente búsqueda de aislamiento, alimentada por la culpa. Es por esta razón que los tímidos intentos de Naho por acercársele no funcionaron en el pasado: Kakeru nunca estuvo en posición real de darse cuenta.

orange005

La transformación paulatina de Naho es la que abre las puertas del corazón de Kakeru y permite lograr lo que su yo futuro deseaba: sanar su corazón. Con el transcurrir de los acontecimientos, es claro que los esfuerzos de Naho distan mucho de ser el remedio definitivo que Kakeru necesitaba, pero lo cierto es que sí contribuyeron a evitar la catástrofe que —contrario a lo que ellos creían— no había sido disparada definitivamente por ninguna de sus acciones u omisiones, sino por un evento desconocido por todos: el hallazgo del último mensaje de su mamá. Kakeru salvó su propia vida porque por primera vez en mucho tiempo se sintió realmente amado.

A diferencia de la mayoría de los críticos que he leído o escuchado, yo creo que Orange es una serie que triunfa en lo general. No es que no tenga inconsistencias o puntos débiles; es porque logra presentar los problemas de la adolescencia como algo relevante que, en última instancia, puede llegar a ser cosa de vida o muerte. Logra mostrar que la adolescencia no es un momento de preparación para el futuro, ni una pausa entre la infancia y la adultez: se trata de la vida misma. Una vida que puede terminar en cualquier instante.

orange006

Basada en el manga original de Ichigo Takano, Orange formó parte de la temporada de verano de 2016. Fue producida por el estudio TMS Entertainment y dirigida por Hiroshi Hamasaki. Está disponible mediante el servicio de Crunchyroll.

¡Comenta esta nota!
Categorias
AnimeReseñas

Psicólogo, psicoanalista y especialista en temas sobre Japón, su cultura y su sociedad. Entusiasta de las historias y sus lenguajes.

Deja un comentario

*

*