Anime

#Anime – Cobertura | Love Live! Sunshine!! – Capítulos 3-5

Muchas cosas están ocurriendo en la aventura de Aqours. Con el esperado incremento en el número de miembros, las historias se entrecruzan y ponen de relieve que el significado de ser school-idol tiene menos que ver con el estereotipo externo y superficial del escenario y mucho más con la actitud y disposición para asumirse como tal. Chika sigue a µ’s con fervor, pero en el proceso de comparar su pie con las huellas de sus ídolos, encuentra que su propio camino está empedrado de dificultades.

El concierto inicial que, desde luego, nos hizo recordar aquella primera interpretación de µ’s, tuvo lo suyo de emotivo, Chika, You y Riko lograron el objetivo de llenar el gimnasio, pero, como Dia tuvo el tino de señalar, ese éxito no es real: aún dependió demasiado del apoyo de sus amigos. Creo, sin embargo, que fue más importante ver a Hanamaru entender los verdaderos deseos de Ruby y compartir con ella su emoción.

sunshine051

Otro reflejo de µ’s se vio en el capítulo dedicado a Hanamaru y Ruby. No hay ambigüedades aquí: Ruby se identifica con Hanayo y es verdad que sus motivaciones son semejantes. Ruby, sin embargo, no sólo debió luchar contra su propia timidez sino también con la negativa de Dia. Hanamaru hizo bien en señalarle que negarse a sí misma sólo va a traerle dolor, pero creo que la situación general de Ruby tiene aún más implicaciones: habla sobre la presión social y la jerarquía. Si bien nos falta conocer las razones de Dia, su influencia como hermana mayor y como presidenta del consejo estudiantil constriñen de una manera muy triste el brillo de Ruby, que no tuvo más opción que refugiarse en los rincones de su casa o en la biblioteca. Fue refrescante verla defender su deseo y ser honesta consigo frente a su desafiante hermana.

sunshine053

Por otro lado, no exagero al decir que me identifico muchísimo con Hanamaru. Como ella, yo tampoco he sido particularmente bueno en los deportes o ninguna otra de esas actividades que hacen a uno resaltar socialmente. Por esa razón es que creo comprender muy bien lo que significó para ella que Ruby le hiciera notar lo mucho que disfrutó sus primeros días como school-idol: significaba que podía ser algo más que una ratoncita de biblioteca.

Es notable cómo se empalma lo suyo con lo de Rin. En la superficie no podrían ser más distintas: Hanamaru es nerd y Rin es deportista. Hanamaru es estereotípicamente femenina y Rin no se atrevía siquiera a usar una falda. En el fondo, sin embargo, ambas adolecían de lo mismo: estar atrapadas en una zona de confort que, aun estando libre de conflictos, no reflejaba todo su potencial. La imagen de Rin en vestido de novia es, ciertamente, algo que puede mirarse para recibir aliento y pocas cosas son más revolucionarias que retar la imagen que se tiene de uno y dar un paso al frente.

sunshine054

Con esto en mente, es notable lo bien planeado que está el desarrollo de Aqours. La siguiente en recibir atención fue Yoshiko, que va en sentido opuesto a Ruby y Hanamaru. Yoshiko sabe bien con qué se identifica, pero lo suyo es extraordinariamente vergonzoso. Disfruté mucho recordar las tribulaciones de Yuuta (Chuunibyou demo koi ga shitai!) tratando de dejar atrás a su Dark Flame Master, identidad fantástica con la que avergonzaba a propios y extraños, y de la que quiso liberarse para ser un estudiante normal. En ese mismo trance, Yoshiko intentó una y otra vez superar la pena mediante la represión de un aspecto de su identidad que es difícil conciliar con las expectativas. Es en ese fondo donde se acerca a sus compañeras de grado: el drama adolescente de descubrir las propias dimensiones y conciliarlas. Ninguna de ellas quiere ser ‘normal’ en el sentido plano del término. Quieren ser ellas mismas y ser apreciadas por ello.

sunshine056

Ahí es donde, por cierto, el talento de Chika reluce: es capaz de darse cuenta que las diferencias pueden conciliarse y producir algo en conjunto. Es capaz de ver la belleza de cada una y confía en que eso es lo que las llevará a la cima. No es la motivadora profesional que fue Honoka: lo suyo está en ver el valor de las diferencias y quizá pronto pueda descubrirlo para sí misma.

Si algo no termino de comprar es que Mari sea estudiante-directora. Estoy de acuerdo en que, cuando hablamos de ficción, hay muchísimas cosas que es necesario pasar por alto para disfrutarlas, pero creo que es un exceso pensar que una escuela tenga a una estudiante como directora sólo por un asunto monetario. No veo qué sistema educativo pueda aceptar eso, qué escuela pueda admitirlo o qué familia (los Ohara, en este caso) pueda atreverse a promoverlo seriamente. El único ejemplo que se me ocurre ahora es el de Satsuki (Kill La Kill) que, aunque no era directora, su poder superaba a los de la jerarquía oficial. No obstante, en su universo tenía sentido y propósito. Acá ni siquiera es algo que sirva a la historia: su única finalidad, hasta ahora, ha sido la de abrir las puertas a Chika para formar oficialmente el club.

sunshine050

Dejando eso de lado, los antecedentes de Mari, Kanan y Dia prometen ser interesantes y tengo altas expectativas en ello.

¡Comenta esta nota!
Categorias
AnimeReseñas

Psicólogo, psicoanalista y especialista en temas sobre Japón, su cultura y su sociedad. Entusiasta de las historias y sus lenguajes.
Un comentario
  • #Anime Reseña | Love Live! Sunshine!! – Capítulo 6 | RetornoAnime, Japón en tus manos.
    8 Agosto 2016 at 9:06 AM
    Deja un comentario

    […] que hay entre µ’s y Aqours; es también la razón del extravagante nombramiento de Mari. La semana pasada expresé mi descontento con su extraño papel como directora-estudiante y este episodio me mostró que no estaba equivocado […]

  • Deja un comentario

    *

    *