Anime

#Anime | Las mejores series del 2017

Las 10 historias que más nos gustaron durante este año

Hace algunos días estuve compartiendo en mi cuenta de Twitter las que para mí fueron las mejores series de anime que vi en el año. Por definición, esa clase de ejercicios son siempre injustos: por un lado, es imposible que uno vea todo lo que este medio ofrece y, por otro, uno juzga no desde ‘lo objetivo’ sino desde su gusto y contexto personal. Espero que quienes lean esta lista tenga en cuenta estas limitantes.

Entrando en materia, pienso que este fue un año extraordinario en este terreno. Hubo sorpresas y decepciones, como casi siempre, pero fue un año en el que -a nivel personal- reí y lloré por igual. Replanteé algunas de las ideas con las que entiendo el mundo (sí, las historias que presenciamos tienen ese poder sobre nosotros) e incluso volví a creer en el amor. Y dentro de todo, esto fue de lo que más me gustó:

10. Kemono Friends

La historia se desarrolla en Japari Park, un safari habitado casi enteramente por ‘Friends’; es decir, versiones humanoides de animales de distintas regiones. Cierto día Serval descubrió a una nueva Friend a la que llamó Kaban (en atención a la mochila que llevaba colgada en la espalda). Kaban —una humana— no es capaz de recordar qué animal es ni cuál es su hábitat así que ella y Serval emprenden un viaje por el parque para averiguarlo.

 

Uno de los aspectos más interesantes de este planteamiento es que el misterio que las protagonistas buscan desentrañar no es ningún secreto para los espectadores. A nosotros, en cambio, nos interesa mucho más comprender la naturaleza misma de las Friends y del Japari Park; aquí y allá hay pistas de que algún tipo de tragedia se gestó en un pasado incierto y que éste podría explicar la razón de ser de este peculiar parque. De esta manera nosotros hacemos con ellas el viaje buscando nuestras propias respuestas.

Otra de las sorpresas que Kemono Friends tiene reside en su producción. Desarrollada con un presupuesto y personal evidentemente limitados, el peso de su éxito recae por completo en la inteligente forma de contar su historia, así como en el trabajo de sus seiyuu, que se llevan la parte del león en el desarrollo de este cuento. Es un gran ejemplo que demuestra que los grandes efectos visuales son innecesarios si tienes entre manos un relato interesante y mucho corazón. Si Kemono Friends está en el último sitio de esta lista no es por falta de virtudes sino porque, de todas las que mencionaré, es la que menos se ajusta a mis gustos personales.

9. Tsuki ga Kirei -as the Moon, so beautiful-

Kotarou Azumi es un chico que, en su tercer año de secundaria, se enamora de su compañera de clases Akane Mizuno. Ambos son tímidos y poco proclives a salir de los límites de su zona de confort social, pero, a través de sus conversaciones en LINE, poco a poco se van acercando hasta convertirse en una pareja que enfrenta en conjunto los retos que conlleva crecer y dar voz en su vida a sus deseos e intereses.

El interés que despierta esta historia se debe, creo, a lo mucho que se apoya en la personalidad de sus personajes para construirse. Expresarse y tomarse en serio no es fácil para estos chicos y la serie logra destacar muy bien lo importante que es la confianza en uno mismo y sus vínculos para lograr que las cosas lleguen a buen puerto.

8. Princess Principal

La historia ocurre en Albion, un país que es más o menos un equivalente de la Inglaterra de principios del siglo XX. Se trata de un país dividido entre la Commonwealth y el Reino con un bando y otro tratando de tomar el control total del territorio. En este contexto, Ange, una espía de la Commonwealth es enviada en una misión para suplantar a la princesa Charlotte y así ganar influencia en la política del Reino. Sin embargo, la propia princesa se ofrece a apoyar a la Commonwealth a cambio de que la ayuden en su propia lucha para convertirse en la próxima reina.

Aparte del estilo steampunk al que la producción apela para elaborar su estética, la historia se nos presenta de manera no cronológica sino a través de las distintas misiones que Ange, la Princesa y sus aliadas cumplen a la par de sus objetivos individuales. Desde luego, el interés de la historia recae mucho menos en el ‘gran plan’ que le sirve de motivación y mucho más en los contextos y vicisitudes de sus personajes. Destacan, entre otras cosas, las constantes referencias a la historia y política de nuestro siglo XX, así como las escenas de acción y aventura que hacen de la experiencia una de lo más entretenida.

7. ACCA 13 Territory Inspection Department

Con una temática parecida a la anterior, pero un tratamiento completamente distinto, ACCA 13 Territory Inspection Department sigue los pasos de Jean Otus, un burócrata que parece estar en el centro de una conspiración para realizar un golpe de Estado. La serie se enfoca en detallar las acciones de Jean a lo largo de su inspección de los trece distritos, de manera que tanto los problemas de cada región como los motivos y las acciones que se realizan en función del golpe van siendo paulatinamente más claros tanto para él, como protagonista, como para nosotros como espectadores.

El diseño de personajes y de la producción es poco usual para un anime, pero en este caso empata muy bien con la temática y tono de la historia. Aunque su ritmo puede parecer lento a algunos, creo que la forma en que construye la situación general del país, de los protagonistas de su política y sus motivaciones es sumamente efectiva.

6. Interviews with Monster Girls

El profesor de biología Tetsuo Takahashi siempre tuvo interés en los semihumanos (llamados afectuosamente demi), pero nunca tuvo ocasión de poder estudiarlos. Una combinación afortunada (para él, al menos) trajo a su escuela a Hikari Takanashi, una vampira; a Kyouko Machi, una dullahan; a Yuki Kusakabe, una mujer de las nieves y a la profesora Sakie Satou, una súcubo. Sin poder disimular su curiosidad, el profesor Takahashi se involucra en la vida de las demi con la finalidad de conocerlas mejor y, quizá, poder entender mejor sus naturalezas peculiares.

Lo interesante de esta serie es que se vale de su premisa para explorar un problema muy vigente en nuestra sociedad: la discriminación de quien se percibe como distinto. ¿Cómo entender al otro que, pese a ser un semejante es, al mismo tiempo, una persona diferente? ¿Cómo conciliar las diferentes necesidades de un individuo dado con su participación en sociedad? El profesor Takahashi y las demi transitan en las contradicciones que nacen de las semejanzas y diferencias en un relato que no carece de humor y ternura.

5. Miss Kobayashi’s Dragon Maid

Esta es una historia en la que dos mundos colisionan: por una parte, el de Kobayashi, una mujer adulta, soltera, que consume su vida en un trabajo absorbente y, por otro lado, el de Tohru, una dragona que creyendo que su vida había terminado se refugió en el bosque para morir. Extraviada en la montaña tras una borrachera, el encuentro de Kobayashi y Tohru resulta en la primera salvando la vida de la segunda e invitándola a vivir a su casa. Así, Tohru se convirtió en la sirvienta de la casa de Kobayashi, como una forma de pagar la deuda de su vida.

Desde luego, con esta premisa lo único que uno puede esperar realmente son las situaciones propias de la confusión y la incomprensión de dos mundos distintos. Sin embargo, lo que recibimos es eso y mucho más: Kobayashi y Tohru acaban siendo una forma muy particular de familia y en ese contexto, ambas descubren lo importante que son los vínculos, la confianza y el amor. Para ellas, la búsqueda de sentido no está en las grandes proezas empresariales o en las cruentas guerras entre dragones y hombres; está en poder crear para sí mismas un pequeño reducto de paz en el anonimato.

4. How to Raise a Boring Girlfriend -flat-

La segunda temporada de Saekano constituye un progreso con respecto a su predecesora en muchos aspectos, pero, especialmente, en el crecimiento de sus personajes. La historia parte de una imagen seminal que motiva a Tomoya a convertirse en productor y crear un juego simulador de citas que ha de cambiar por completo al género. Para tal efecto recluta a Utaha Kasumigaoka, escritora, y a Eriri Spencer Sawamura, ilustradora, para que le ayuden a llevar su idea a ver la luz. Ambas están enamoradas de Tomoya y la competencia natural entre ellas las lleva a participar en esta disparatada empresa, pero ninguna contaba con la inclusión de Megumi Katou, la musa que inspiró a Tomoya de una manera en que ninguna antes lo había logrado.

Lo interesante de esta segunda temporada es, precisamente, el desarrollo de las protagonistas. Utaha, Eriri y Megumi descubren, cada una a su ritmo y en su contexto, cuál es su verdadero valor como creativas y eso las lleva a desarrollar sus relaciones más allá de la competencia: llegan a ser verdaderas artistas a quienes el pequeño círculo de Tomoya comienza a quedarles chico. Pero crecer implica dejar atrás muchas cosas y ese conflicto es vivido por cada una a su manera.

3. Tsurezure Children

Más que una historia, se trata de una colección de relatos cortos que giran en torno al amor y a la enorme dificultad para expresarlo. Sin embargo, esta serie se toma a sí misma lo bastante en serio como para configurar una comedia que llega a rozar lo absurdo y, sin embargo, permite que cualquiera se identifique con sus dilemas.

El formato y el diseño de personajes es poco usual, pero sumamente efectivo. Logra que los espectadores conectemos con recuerdos y situaciones que no son ajenas a la adolescencia y borra por momentos la distancia del tiempo. Su valor está ahí, en su capacidad para hacer que nos reconozcamos en sus personajes, aún si nuestras propias experiencias son diferentes. Para ello, creo que se vale de la comprensión de una verdad muy sencilla: el amor es algo que cualquiera puede reconocer y sentir.

2. The Ancient Magus’ Bride

Siguiendo con las historias de amor, la de Elias y Chise no es una muy común. Él es un mago que no es del todo humano. Ella es humana, pero más magia que la que sería saludable tener. Ambos llevan consigo las cicatrices de vidas solitarias, abundantes en incomprensión temor y rechazo, pero aún así son capaces de encontrar solaz en el otro.

De todas las historias de amor que he incluido en esta lista, esta es la menos convencional. No sólo por la esencia de sus protagonistas sino, principalmente, por las muchas barreras que es necesario que ambos crucen para apenas sentir que pueden tomarse de la mano y sentir seguridad en ese gesto. Elias y Chise son ejemplos de cómo el amor es más que besos y citas: es algo más parecido a ofrecer un hogar y sustento a quien lo necesita, aun si no lo merece.

1. March comes in like a Lion

Esta es ya una de mis grandes favoritas, no sólo de este año, sino de siempre. Es la historia de Rei Kiriyama, un jugador profesional de shogi que no tiene nada más en su vida. Huérfano, separado de la familia adoptiva a la que cree haber destruido, Rei vive en la soledad de su departamento a la espera de una nueva partida que sólo hace por rutina. Su vida cambiará paulatinamente a medida que extienda puentes con otras personas: desde su tutor en la preparatoria hasta las hermanas Kawamoto.

Es muy difícil para mí describir los muchos aspectos en los que esta serie destaca. Desde luego, no escatima en profundizar en las motivaciones, deseos y tribulaciones internas de sus personajes tanto a través de las situaciones que enfrentan como de las reflexiones que extraen de ellas, pero también se esmera en que dichas situaciones formen parte de una cotidianeidad alcanzable, con la que no es difícil identificarse y que, ocasionalmente, ilumina con pequeños y significativos momentos de duda, crecimiento y cariño. Para mí, esta es una historia que por momentos alcanza el nivel de una verdadera obra de arte que dibuja a la humanidad no desde las grandes hazañas sino desde los problemas esenciales de todos los días.

Como menciones honoríficas me gustaría incluir a dos que no pude terminar antes de redactar estas líneas, pero cuyos desarrollos estoy disfrutando por igual: Made in Abyss y Girls’ Last Tour. Ambas tocan temas semejantes: el vacío y la búsqueda de sentido, por ejemplo, en maneras que pueden tocar las fibras más sensibles de quien contempla sus historias.

Esperemos que el año próximo sea uno que nos traiga muchas más grandes historias.

¿Cuáles son tus favoritos?

¡Comenta esta nota!
Categorias
Anime

Psicólogo, psicoanalista y especialista en temas sobre Japón, su cultura y su sociedad. Entusiasta de las historias y sus lenguajes.
Un comentario
  • Kanna Kamui un "dragón" de tamaño real » Retorno Anime
    11 abril 2018 at 5:32 PM
    Deja un comentario

    […] #Anime | Las mejores series del 2017 Más información […]

  • Deja un comentario

    *

    *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.