Cine

#Cine | Reseña – Hellboy

Un demonio que va a salvar el mundo.

Hellboy es sin duda una de las películas que sorprendió tanto a los fans del cómic en el que está basado, tanto a los que no sabían nada del personaje y lo conocieron en las pantallas de cine. Sin mencionar que el trabajo de Guillermo del Toro en la dirección, dió un resultado impresionante que nos atrapó.

Ahora llega un reboot de la historia, con una historia más apegada a lo oscuro del cómic creado por Mike Mignola, una historia en donde nos podemos olvidar del demonio a quien encantan los gatos y la comida chatarra.

Un demonio muy humano

En el cómic conocemos a nuestro protagonista, como un demonio con el nombre de Anung-Un-Rama, que fue traído a la tierra siendo bebé por nazis ocultistas. Fue rescatado por las fuerzas aliadas y criado por la Agencia de Investigación y Defensa Paranormal (AIDP) de los Estados Unidos.

Se crió con humanos a pesar de ser un gran demonio de piel roja, con cola, cuernos (que él descarta dejando atrás su antigua naturaleza), y una gran mano derecha de piedra roja. Aunque un poco brusco, no muestra ninguna malevolencia intrínseca de demonio, y trabaja con otras criaturas extrañas en el AIDP. Hellboy ha sido apodado como el El más grande Investigador de lo Paranormal del Mundo.

En esta nueva interpretación del antihéroe que salió del infierno, tenemos una historia de origen con los mismos personajes que conocimos en las producciones anteriores, pero que nos lleva por un camino diferente.

La película nos da una introducción que parece escrita por J.K Rowling para dar pie al inicio de la historia, en donde Hellboy es un «Investigador de lo Paranormal» que hace su trabajo sin esconderse, de hecho poco le importa que lo vea la gente.

Aquí es donde nos presentan a un viejo conocido: la «Agencia de Investigación y Defensa Paranormal» un grupo que se encarga de todos los problemas relacionados con seres sobrenaturales o de origen ancestral (trolls, gnomos, duendes, hadas, etc) fundado por el profesor Trevor Bruttenholm (Ian McShane).

Un demonio, una bruja y los humanos

A partir de aquí es donde nuestra historia recorre un camino diferente al de la historia que nos contó Del Toro, empezando en el lugar en donde suceden los hechos, nuestra historia se desarrolla en Inglaterra, y eso da el pretexto perfecto para que seres como gigantes, hadas y brujas hagan su aparición sin que sean situaciones forzadas, o llevadas a un contexto en el que es poco creíble, dado todo el folklor que ofrece la tierra del pescado con papas.

En este momento nos empezamos a encontrar con sociedades secretas, que temen al poder de nuestro anti-heroe y que harán lo que creen necesario para destruirlo, sin importarles lo que él ha hecho combatiendo seres que ponen en peligro a la raza humana. La película aprovecha muy bien este pretexto, para causarle a nuestro carmesí amigo, un par de situaciones difíciles, que sirven de escenario para presentarnos algunos nuevos personajes.

Alice Monaghan: una chica con habilidades mágicas que obtiene después de que fue secuestrada por hadas cuando era bebé y que fué restcatada por Hellboy y Ben Daimio: un rudo miembro militar japonés-estadounidense, ambos serán piezas clave para el desenlace de una historia en la que además se incluyen, grupos de ocultismo, videntes, dimensiones alternas y mucha, de verdad mucha sangre.

Nuevos personajes, una bruja poderosa, escenarios impresionantes y claro, mucha sangre, muerte y destrucción hacen de este reboot, una excelente opción para el fin de semana, además de que está llena de un humor negro como el corazón de los usuarios de twitter, que hacen de la película una experiencia interesante y divertida.

¡Comenta esta nota!
Categorias
Cine

Deja un comentario

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.