"Nada humano me es ajeno"
Anime

Cuando el futuro nos alcance: Psycho Pass y la clasificación en salud mental

¿Qué tan perfectos somos? ¿Realmente existe la libertad? ¿La máquina supera al hombre? Estas son algunas de las interrogantes que uno  como espectador se plantea a lo largo de la serie Psycho Pass, tanto en su primera como segunda temporada.

Dominator, instrumento psicométrico definitivo

Dominator, instrumento psicométrico definitivo

Una serie de corte cyberpunk (futuro alterno con tecnología avanzada, generalmente distópico) que nos muestra algo que podría no ser tan lejano y que de hecho está comenzando a suceder: cuando la tecnología comienza a suplantar al hombre. A grandes rasgos, en el universo de Psycho Pass la tecnología se ha vuelto una parte inherente de la vida de las personas (más que en la actualidad) en donde la sociedad es regida por el sistema Sybil, presentada al inicio de la serie como una supercomputadora que ha sido diseñada para prácticamente decidir por uno mismo; un futuro donde las armas convencionales han sido reemplazadas por el llamado Dominator, una que es capaz de medir los coeficientes de criminalidad de las personas (que tanto “potencial criminal” poseen) con el simple hecho de apuntarles; además de que puede cambiar la potencia del disparo en relación a qué tan elevado sea dicho coeficiente.

Pero ¿qué pasaría si el Dominator no reacciona ante Makishima Shougo, alguien a quien le sobran evidencias de estar involucrado en varios asesinatos?

Makishima Shougo, el antagonista inmune a Sybil

Makishima Shougo, el antagonista inmune a Sybil

¿Y esto qué relación tiene con lo mencionado al principio, de que no se está tan alejado de la realidad? Desde finales de la Primera Guerra Mundial, y desde los inicios de la denominada “psicología científica” han surgido varios intentos de medir los procesos mentales a partir de instrumentos o pruebas que los vuelvan objetivos para su estudio. Una de las primeras “pruebas de inteligencia” fue la llamada Army Alpha & Beta, cuya finalidad era medir las capacidades de una persona para poder entrar en el ejército norteamericano a principios del siglo XX. A partir de estas pruebas se obtienen puntuaciones llamadas cocientes o coeficientes los cuales , previa adaptación de la prueba a distinto contexto cultural y social (para evitar lo más posible errores de sesgo cultural para que tener la mayor aproximación posible a medir realmente lo que se quiere medir), determinan qué tanto se acerca o se aleja la puntuación obtenida por una persona con respecto a la media poblacional.

"I Want You for I.Q.Test"

“I Want You for I.Q.Test”

Un ejemplo de estas pruebas es una de las escalas de inteligencia actualmente más utilizadas en la psicología alrededor del mundo: la Weschler Adult Intelligence Scale (WAIS) o su versión para niños (WISC) y preescolares (WPSSI), que en México está en su cuarta versión y países como Estados Unidos, Finlandia y Japón ya estandarizaron la quinta y más reciente versión. En estas pruebas la puntuación media, de 100, corresponde a la “normalidad”, debajo de esta cifra se considera como “subnormal” e incluso con retraso mental leve, moderado o profundo; y, al contrario, puntuaciones arriba de 100 denotan mayor inteligencia llegando a arrojar puntuaciones que determinan que el individuo es un genio o es superdotado. Dado que la mayoría de las personas que realizan esta prueba lo hacen por exigencia de alguna institución, los resultados frecuentemente determinan si la persona es considerada competente o no para desempeñar ciertas actividades tanto académicas como laborales, pudiendo estar en juego su ingreso o permanencia en dichas instituciones.

Escalas WISC y WAIS, 4ta versión adaptada para México

Escalas de Inteligencia WISC y WAIS, 3ra y 4ta versión adaptadas para México

En el ámbito de la psiquiatría existe el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, mejor conocido como DSM que en octubre de 2014 se publicó su quinta revisión en inglés (DSM V). Este manual, originalmente creado para medir los efectos y estragos psicológicos de los soldados por lo vivido en la 2da Guerra Mundial,  es bastante polémico por el hecho de que, como su nombre lo dice -y siguiendo el modelo médico por el que se ha caracterizado la psiquiatría a lo largo de su historia- se parte de un conjunto de síntomas los cuales, en su conjunto, conforman una patología y la persona es declarada como “enfermo mental” a partir de estos rasgos, pudiendo así influir negativamente en la vida de una persona al “colgarse el letrero” ella misma de incompetente mental o retrasado.

El polémico DSM V y su antecesor para México, el DSM IV

El polémico DSM V y su antecesor, el DSM IV  (igual de polémico)

Aquí es donde hacemos el puente con la serie de I.G Production, donde el antagonista trata (muy a su manera) de concientizar acerca de la libertad, de  no vivir atado a lo que diga una máquina, no caer en la indefensión aprendida, a tener derecho a decir sobre uno mismo y a equivocarse: tener derecho a ser humano. Dicho personaje se cuestiona (y hace cuestionarse sobre todo a la inspectora Tsunemori Akane, nuestra protagonista principal) si realmente es correcto (entrando en un juego de juicios de valor) dejar que una “máquina” defina lo que somos, haciéndonos olvidar que tanto los errores como el dolor son parte de las cosas que nos definen como humanos. ¿Realmente se puede clasificar o determinar que alguien es un enfermo mental? ¿Es solamente el hecho de que las características de esta persona hacen que, en interacción con su mismo ambiente, la vuelvan disfuncional para la sociedad, pero funcional para ella misma?

Tsunemori Akane, Inspectora recién asignada

Tsunemori Akane, Inspectora recién asignada por Sybil, comienza a enfrentarse al mundo

Ya en 1962 Michel Foucault, filósofo francés, menciona en su “Historia de la Locura en la Época Clásica” que el encierro en los llamados hospitales psiquiátricos era para alejar de la sociedad a aquellas personas que no encajaban con el estándar de normalidad de la época en curso. Tal encierro no tenía como propósito (como debería de ser un hospital) de “curar a los enfermos”, sino de aislarlos de la gente “normal”. Entre dichas personas que sufrían de encierro y que inclusive llegaron a ser mandadas en barcos sin rumbo (los llamados “Stultifera Navis” o “Nave de los Locos”), se encontraban artistas, genios incomprendidos que por no ser como los demás eran considerados como locos y dañinos para la sociedad, cuando en realidad los verdaderos ”locos”, individuos dañinos para la sociedad, estaban más libres que el viento.

Ya en la segunda temporada de esta serie es posible notar la analogía de los “colores” con las emociones a partir de la medicación psiquiátrica. Actualmente esta es una industria que, al igual que el DSM, ha generado polémica, llegando algunos a argumentar en contra de estos medicamente el hecho de que en realidad son meros placebos y no tienen ningún efecto significativo en la mejora de las personas sino en los bolsillos de las farmacéuticas. Posturas neutrales mencionan que si bien es necesario la medicación psiquiátrica en algunos casos, ésta debe ser usada bajo estricta supervisión de un profesional. Sin embargo, posturas más recientes como la denominada sistémica proponen dicha medicación en realidad no soluciona el problema, donde la terapia hacia el paciente (o cliente, como dicen en este modelo terapéutico) debe de centrarse en la interacción y la comunicación de dicho cliente con su ambiente y círculo o sistema social. Dicha corriente terapéutica tiene su origen en el Movimiento Antipsiquiátrico, liderado por  los psiquiatras Franco Bassaglia y Thomas Szasz a finales de los 60´s, así como en los trabajos del antropólogo Gregory Bateson.

La Nave de los Locos, "tratamiento psiquiátrico" de la Edad Media

La Nave de los Locos, “tratamiento psiquiátrico” de la Edad Media

El propósito tanto de los manuales DSM como de las pruebas psicométricas en realidad es el de facilitar la comunicación entre especialistas de la salud mental por medio del uso de un lenguaje común. Pero el diagnóstico y la sobre-etiquetación ha generado estragos donde hace décadas, más que ser usado en beneficio de las personas era un mero método de control de masas, aislando a aquellos individuos que fueran, en algún modo, “diferentes a los demás” y que actualmente es utilizado indiscriminadamente para diagnosticar trastornos mentales y suministrar fármacos sin realizar un estudio más completo y profundo que, obviamente, requiere más tiempo, esfuerzo y conocimientos por parte del especialista que el sólo hacer lo que menciona la Biblia de la American Psychiatric Association.

Como dato final, más a modo de curiosidad, probablemente el sistema Sybil toma su nombre de un famoso caso psiquiátrico de una paciente de nombre Sybil que contaba con 16 personalidades, el cual fue tratado sus personalidades se redujeron a una única personalidad. Esto es bastante importante, ya verán por qué a finales de la serie.

Y tú, ¿de qué color eres?

psycho-pass-2-02-02

“What Colour?”

¡Comenta esta nota!
Categorias
AnimeReseñas

Tipo_2 o Tippens. Psicólogo en proceso de titulación :D. Melómano empedernido, audiófilo no pudiente y amante de los videojuegos habidos y por haber, de la literatura y de la reflexión. Lo mismo te leo un manga que un artículo científico puro y duro, novelas, ensayos, poesía o filosofía intensa. Hambriento de conocimiento, tacos, café y tiempo libre. Los viajes son fascinantes, pero más fascinante es tener el dinero para viajar :D
Un comentario
  • Anime, Manga y Ciencia Ficción I | RetornoAnime, Japón en tus manos.
    15 Enero 2016 at 1:17 PM
    Deja un comentario

    […] esta obra al igual que la de Moro compromete cierta crítica social, dentro del anime series como Psycho-Pass, Akira y Shimoneta to Iu Gainen ga Sonzai Shinai Taikutsu na Sekai, tratan el desarrollo de […]

  • Deja un comentario

    *

    *