Noticias Anime & Manga

Hunter x Hunter: “Komugi, ¿estás ahí?” (Ep. 135)

El capítulo 135 de Hunter x Hunter bien podría haber tomado prestado el título de aquella novela de Yasunari Kawabata, Lo bello y lo triste, porque sólo así podría describirse. He aquí que Yoshihiro Togashi me tiene llorando otra vez. No miento. El final del arco de las Hormigas Quimera y, por lo tanto, de la historia de Meruem y Komugi me conmovió aún más que la muerte de Neferpitou.

No era un final inesperado. Sabíamos, desde hace algunos episodios, que Meruem estaba envenenado y que el tiempo que le quedaba era muy corto. Él estaba al tanto de esto y, queriendo hacer que sus últimos momentos valieran la pena, sólo se preocupó por  recuperar ese recuerdo tan importante; lo que él intuía que le había cambiado la vida.

Ese algo era una chica.

Una chica muy inverosímil, si me permiten decirlo: una niña ciega, fea, sucia y mocosa. Ni siquiera sabía hablar bien. Si semejante criatura llegó a estar en la presencia de el Rey de las Hormigas, fue sólo por su talento para el Gungi, un juego de mesa. Meruem, que había vencido y ejecutado a los campeones de Ajedrez, Shogi y Go, nunca pudo sacar una victoria de ella. Eso inspiró en él primero su curiosidad y luego muchos otros sentimientos. Se descubrió confundido, asombrado, divertido. Meruem pareció, en muchos momentos, un adolescente enamorado que no sabía ni cómo describir lo que lo había golpeado.

Después de todo, ¿qué tenía ella de especial?

HxH010c

Komugi cambió la vida de Meruem una partida a la vez. Hasta ese momento, él sólo ofrecía muerte y ella no la temía; de modo que sus charlas, su devoción y su compromiso con el juego enseñaron al Rey que el poder por sí mismo no significaba nada. Que, como el juego, todo tiene un final y las cosas siempre vuelven a empezar. Le enseñó que su pequeña guerra no era más que un juego de estrategia, que no iba a probar nada con ello. Le enseñó el valor de dedicarse a una sola cosa. Le enseñó a amar.

Por eso el capítulo final fue tan conmovedor. Después de haber sido víctima del acto más vil que los humanos podían cometer y de atestiguar la hermosa y terrible lealtad de sus Guardias Reales, el único deseo que Meruem albergó en su corazón fue el de reunirse con la chica que le había mostrado el verdadero valor de la vida.

Sin embargo, el veneno que llevaba en su cuerpo se contagiaría a ella si permanecían mucho tiempo juntos. Quiso que viviera, pero Komugi no lo permitió: ella supo entonces para qué había nacido, qué significaba el único don que tenía. Todo fue para llevarla a ese último instante. De esta manera, Komugi y el Rey compartieron esas últimas horas, haciendo lo que más disfrutaban: conversar y jugar al Gungi.

Estoy seguro que Meruem sintió miedo. ¿Qué otra cosa puede sentirse ante la muerte? Él, que había encontrado lo que muchos no consiguen siquiera atisbar a lo largo de su vida, ahora debía entregarse a la oscuridad. Conforme se sintió más cansado, su vista se nubló y sintió necesario preguntar varias veces: Komugi, ¿estás ahí? Quizá para sentirse seguro, para confirmar que no moriría solo. Ella le contestó todas las veces, lo tranquilizó con su voz. Lo tomó la mano cuando él se lo pidió y lo recostó en su regazo.

HxH007c

Así, finalmente, Meruem, el Rey de las Hormigas Quimera, pudo adentrarse en la oscuridad y descansar en paz.

¿Cómo viviste este episodio?

¡Comenta esta nota!
Categorias
Noticias Anime & Manga

Psicólogo, psicoanalista y especialista en temas sobre Japón, su cultura y su sociedad. Entusiasta de las historias y sus lenguajes.

3 Comentarios en este post
  • Francisco
    20 julio 2014 at 7:25 PM
    Deja un comentario

    Como tu dices, este capítulo la verdad si me llegó, y es que el cambió de ese ser que parecia indestructible, Meruem, fue abismal y todo gracias a Komugi; cuando lo estaba viendo poco falto para que sudara el ojo, pero eso no quita el hecho de que el momento fue muy conmovedor.

  • Reseña final: Hunter X Hunter (2011) | RetornoAnime, Japón en tus manos.
    30 septiembre 2014 at 10:49 PM
    Deja un comentario

    […] Hunter X Hunter es algo especial. Ya he hablado de esta serie en un par de ocasiones anteriores: de cómo me conmovió la vida y muerte de Komugi y Meruem, el Rey de las Hormigas Quimera, y de cómo Gon se lanzó al abismo cegado por el deseo de venganza. Un par de momentos intensos, […]

  • Gabriel
    2 agosto 2016 at 9:07 PM
    Deja un comentario

    Me conmovió demasiado, en serio, este capítulo vale por todos los de relleno que vinieron antes de este arco. Lástima que la serie no continuara el manga al final

  • Deja un comentario

    *

    *