Anime

La polémica de “Se Levanta el Viento”, la última película de Miyazaki.

Kaze Tachinu , Se Levanta el Viento

La última película de Hayao Miyazaki, Se Levanta el Viento (Kaze Tachinu), es una de las cosas más hermosas que vi en los últimos años. Es la historia de Jirô Horikoshi, un hombre noble; al mismo tiempo avergonzado de la pobreza de su país y apasionado de la aviación, que consagra su vida a diseñar aeronaves para una de las compañías nacionales más importantes. Sin embargo, esta película, inocente como puede parecer, no estuvo desprovista de polémica por la razón de que no trata de cualquier país en cualquier época, ni de cualquier ingeniero aeronáutico, sino del Japón de la Segunda Guerra Mundial y quien fuera diseñador del Zero.

El Zero fue el avión caza usado por el Ejército Imperial durante la guerra contra los Aliados, especialmente conocido por las operaciones kamikaze. Algunos reportes del ejército estadounidense describen el desconcierto de sus tropas por el hecho de que estos aviones se convertían a sí mismos en proyectiles: un método con el que los soldados norteamericanos no estaban familiarizados de ninguna manera.

A casi setenta años de concluida la Segunda Guerra Mundial, aún es un tema difícil para las relaciones de Japón con sus vecinos más cercanos. Durante esa época, el Imperio Japonés controlaba también la península de Corea, la región de Manchuria, la isla de Taiwán y otros territorios que hoy son parte de diversas naciones. La guerra provoca heridas que rara vez sanan completamente.

Es por esta razón que esta obra de Miyazaki se critica como una glorificación del imperialismo japonés. Haciendo un relato idealista de Jirô Horikoshi y su deseo de crear “un avión hermoso”, el filme parece entenderse como una justificación presente para la guerra de aquel tiempo. La crítica, sin embargo, me parece injusta y superficial: más parece que la guerra fuera un tema tabú y que Japón no tuviera el derecho de recordar y reflexionar sobre este periodo que tanto afectó su historia. Además, no es la primera vez que el Studio Ghibli hace referencia a la guerra: en 1988 produjo La Tumba de las Luciérnagas, película que relata las vicisitudes de dos pequeños huérfanos durante los bombardeos norteamericanos al territorio japonés. Es una historia tristísima, que no sólo da cuenta de la frialdad de los Aliados sino también de la profunda división entre los propios japoneses, en una de las horas más oscuras de su historia.

Por otro lado, Se Levanta el Viento, no trata de la guerra sino de la vida de Jirô como uno de esos pocos apasionados que actúan aún en condiciones desfavorables: la pobreza de Japón en esos años, la persecución sin sentido del gobierno militar a su propio pueblo, el gasto desproporcionado en armamento, el sinsentido de la agresión; elementos que están en la película, pero a los que la crítica parece prestar poca atención. Polémica aparte, mi opinión es que Se Levanta el Viento es, simplemente, la hermosa historia de un hombre que tenía un sueño, trabajó por él y el viento lo elevó; sólo para después ver cómo el cielo al que apuntaba devoraba su mejor obra. Motivos que, por cierto, no son nada difíciles de encontrar en la literatura japonesa.

¿A ustedes qué les pareció?

¡Comenta esta nota!
Categorias
AnimeReseñas

Psicólogo, psicoanalista y especialista en temas sobre Japón, su cultura y su sociedad. Entusiasta de las historias y sus lenguajes.
5 Comentarios en este post
  • Esta_noche_en_Locomotion
    2 Junio 2014 at 10:47 PM
    Deja un comentario

    Bueno, talvez fue una gran malinterpretación por parte de nuestros amigos japoneses. Sinceramente yo opino que ”The Wind Rises” es una pelicula muy hermosa.

  • Daniel
    9 Diciembre 2016 at 5:53 PM
    Deja un comentario

    Me encantó, llamó mi atención y me envolvió en un manto de inspiración y de reflexión sobre mi vida.

  • Marcelo Agustin
    20 Julio 2017 at 1:06 PM
    Deja un comentario

    Mierda! Exacto eso es!!

  • Patricia
    28 Julio 2017 at 9:20 PM
    Deja un comentario

    Me encanto el comentario, creo que es mejor destacar lo bello de la película y lo inspirador de una persona que lucha por sus sueños

  • JaimeSebs
    29 Julio 2017 at 11:24 PM
    Deja un comentario

    No hay razón para la polémica: No hay apología del miltarismo o el imperialismo, para el que la mira con atención las críticas están ahí, insertadas de una forma muy poética y sutil: las conversaciones entre un Jiro más neutral, que sólo quiere hacer bellos aviones y un Honjo más caústico sobre el militarismo de la época, en el encuentro con el alemán antinazi que finalmente obliga a Jiro a ocultarse de la policía política, incluso cuando Jiro provoca la hilaridad de su equipo al afirmar que podría construir su avión soñado si no le añaden las armas. Y la película termina antes del comienzo de la guerra, ésta aparece solo en la escena onírica del final, cuando Jiro camina entre pilas de aviones japoneses reducidos a chatarra, demostrando la inutilidad de todo el esfuerzo bélico. No se que querían los críticos: ¿los 2 ingenieros japoneses salvando a golpes de karate a un judío perseguido por matones nazis? ¿jiro protegiendo a civiles chinos o coreanos? Hubiera sonado muy bonito, pero irrealista y hubiera desviado el tono de la película.

  • Deja un comentario

    *

    *