• Sólo en Japón: Ser obeso ya es un delito.

    Japón es un país de delicias culinarias, desde el ramen, el takoyaki, el okonomiyaki, los helados de té verde, las crepas, los pasteles, el pan, el sushi, los bentos, etc. Sin duda uno puede subir un par de kilos probando todos los platillos que ofrece el país del lejano...