Noticias Anime & Manga

Navaja Suiza #3: El mundo sin Naruto, One Piece y Bleach

¿Cómo están banda Retornera? ¡Bienvenidos al tercer post de la Navaja Suiza! Vengo con una suerte de pregunta filosofosa para ustedes:

¿Qué sucedería si en este momento las 3 series más vistas y más famosas de Japón terminaran aquí y ahora? ¿Que sería de la industria sin Naruto Uzumaki, Monkey D. Luffy e Ichigo?

SI, NO ME IMPORTA

Sí… es así. Y les diré porqué.

En sus diarios personales, Ken Akamatsu (quien nos bendijo con Love Hina y Negima! Magister Negi Magi) escribió una pregunta bastante interesante. ¿Que sería de la industria del manga sin la mancuerna Naruto, One Piece y Bleach? ¿Porqué la industria ha confiado en estas series tanto si eventualmente tienen que acabar?

Al respecto, escribe:

Es algo muy serio, aunque el manga no morirá aún.

Sin embargo, están dependiendo mucho de las ventas burbuja de unos pocos títulos hemos de preguntarnos que pasaría si en 3 años esa burbuja explotara.

Por ejemplo, ¿seguirán existiendo One Piece, Bleach y Naruto de Jump por otros 3 años? No podemos predecir qué pasará con ellos (y aunque el publicista quiera seguir, los autores no siempre lo desean o pueden)

Primero que nada, voy a hablar porqué la opinión del señor Akamatsu puede estar en lo cierto. No voy a desacreditar y echarle lodo a una leyenda sólo porque no estoy de acuerdo con su opinión.

En el buen y maravilloso Japón, la revista de manga más vendida es indiscutiblemente la Weekly Shounen Jump, publicada por Shueisha. Es en esta revista en donde se han generado y establecido los clásicos que se reconocen como los hitos del manga inmortales, donde habitan las leyendas. Mazinger Z, Captain Tsubasa, Dr. Slump, Dragonball, Astro Boy, Black Jack, Yu Yu Hakusho ; entre otros son los que tuvieron su primera difusión en esta revista.

Sin embargo, esta permanencia es lo que está envenenando las aguas.

Las 3 series más populares en este momento tienen a sus creadores repitiendo clichés y convenciones en el mismo ramo del shounen que simplemente se están volviendo repetitivas. Para describir esto con más detalle, abriré una nueva sección dentro de la navaja…

Cocinando mediocridades con Onix

Bienvenidos a este su programa de cocina culinaria, yo soy su mangaka desempleado Onix y hoy les mostraré como hacer un rico y sabroso manga shounen!

Agreguen los siguientes ingredientes:

-1 protagonista estúpido con alguna clase de poder que nadie más tiene
-1 bishounen rival del protagonista que es mejor en todo que el protagonista
-1 amigo inseparable del protagonista que no sirve otro propósito más que ser el bufoncito del grupo
-1 organización de malvados cuyos motivos nunca son descifrados o parten de algun trauma
-1 tipa moe que no sirve para nada pero de alguna manera está ligada a la historia y es la fantasía del espectador masculino
-1 maestro que no hace nada, pero cuando hace algo es uberepico y es la fantasía del espectador masculino
-1< tipas moe que sirven de algo pero tienen motivos secretos o pasado oscuro
-Subordinados de los malvados que son carne del cañón al gusto
-escenas de introspección psicológica al gusto
-fanservice con cualquiera de las tipas moe al gusto al menos cada 5 capitulos
-trama que empieza normal pero se vuelve tan enredada que hasta Tom Clancy o Stephen King dirían “que carajos es esta mamada?”
-uso de la magia o el poder del amor cuando no sabes con qué carajos terminar
-mitología y terminología militar propia que hasta confundirían a JRR Tolkein

Preparación:
Mezclen todos los ingredientes y vertir en un embudo editorialista cad a semana en un cuenco lleno de ávidos lectores, y ya lo tienen! La perfecta receta para saltar a la fama como mangaka hasta que algun problema de salud o una mejor serie los desplaze!

No, no es halagador. Y no, no estoy bromeando. Esto es lo que pienso de One Piece, Naruto y Bleach. Y seamos honestos, es lo que son. Y no digamos del género del ecchi/harem, ya que los autores tanto como los editores piensan que nada más con tirarnos a los fans una, dos o varias tipas bidimensionales a las cuales la naturaleza las decidió hacer de 99.99% de estrógeno, y ya nos zampamos una serie.

Y la triste verdad es que… es cierto. Los lectores tampoco quieren salirse de donde se sienten seguros. Nos gusta saber que nada va salirse de lo que sabemos. Vaya, admito que me he metido con varias series por alguna de estas razones y con variados resultados.

Algo así como Hollywood desde hace ya 5 años, que no ha entregado nada completamente original desde el advenimiento de la máquina divina de genialidad llamada Pixar: Se van por lo que saben que funciona y no invierten una sola gota de creatividad o de innovación. Ha sido años desde que veo algo bueno que no sea basado en “x”.

Pero volviendo a la industria del manga/animé, para mí el ejemplo esencial de la veracidad del comentario de Ken Akamatsu es la existencia de este reverendo pedazo de mierda:

Asobi ni Ikuyo!

Seeeeeeeh. Esta grandisma aberración merece ser deshollada viva. De hecho, le iba a dedicar una Navaja completa a esta cosa, pero viene al contexto bastante bien.

La trama es el clásico Moe-idiota conce a tipillo-imbécil y sus peripecias románticas con los familiares/amigos del tipillo-imbécil, y de alguna manera nunca se besan o hacen el “dese”, con una guarnición tamaño elefante de fanservice moe y loli.

Ah, y el “twist” es que la heroína es del espacio exterior! Sí, como no lo había visto en Urusei Yatsura, Earth Defence Family, To-Love-Ru o Birdy the Mighty.

Pero la existencia de la heroína es lo que hace que la navaja pida a gritos su sangre: Sólo véanla. Es como si a un montón de otakus les hubieran preguntado que es lo que más les gusta en una tipa moe y ese es el resultado!

Esta tipa es Horo (Spice and Wolf) + Lala (To-Love-Ru) + Asuka Langley (Neon Genesis) – Hitagi Senjougahara (Bakemonogatari, que representa toda la personalidad y fresura combinada de las anteriores, así como el cerebro).

Y esto lo aprobaron en una editorial para hacerse una light novel! Y después fue lo suficientemente popular para hacerse un animé! Esto vino de la misma editorial que te da Stratos 4 y Zero no Tsukaima!

Ah, y dios bendiga al manga que trata al menos de romper estos esquemas o recortar alrededor de ellos para poder realizar algún tipo de inovación. Todavía me acuerdo cuando me emocionaba cuando iba a salir Lock On!, uno de los pocos manga de la WSJ que quiso romper esquemas y terminó siendo cortada en el capítulo 15.

Pocos mangas son los que llaman la atención por inovadores en sus respectivos géneros: El recientemente terminado Fullmetal Alchemist es una guía a seguir a todos los mangakas aspirantes sobre como hacer una serie internacionalmente exitosa. xxxHolic toma el usualmente cargado de gore y de violencia seinen y lo transforma en una historia llena de magia y seres extraños y personajes entrañables.

Y para el shoujo y jousei, desafortunadamente sólo puedo decir que también me decepciona porque trata a sus lectoras como si fueran idiotas con los mismos intereses sin ofrecerles nada fresco a cambio. Sólo recientemente es que he encontrado un manga shoujo con enorme potencial, y ese es un manwha llamado “19,Twenty-One” que bien podría haber sido extraido de una buena película del cine de arte.

Y he aquí en donde probablemente te preguntarás… ¿Pero qué no te importaba si mis héroes iban a parar a la morgue?

La verdad es que vería con buenos ojos si estas series pararan.

En su tiempo Mazinger, YuYu Hakusho, Astro Boy, y demás leyendas del manga y el animé tienen su estatus porque inovaron en un terreno fértil y lleno de oportunidades. Pusieron la pauta para la industria y les enseñó a los japoneses cómo apasionar a los niños por simples caricaturas en blanco y negro. San Osamu Tezuka decía que su motivación para hacer su trabajo eran los niños y ver sus sonrisas al leer lo que el hacía con tanta dedicación.

Ahora, es mi sentir que muchos de los mangakas sólo lo están haciendo por dinero y la fama, sin importarle el lector, y sólo copian lo que saben que funciona: Copian el super saiyajin porque saben que funciona, el fanservice porque saben que funciona y todo lo que mencioné en la receta para el shounen mediocre.

Si estas tres series desaparecieran, significaría una gran oportunidad para los mangakas y un aviso a las editoriales: Hagan algo nuevo, inoven y no copien. Se les daría la oportunidad a nuevos escritores que traerían nuevas cosas a la mesa y harían lo que se supone que uno hace cuando se inspira en las leyendas: Se sube en los hombros de esos gigantes, no tratar de hacerse igual a ellos. Y la gran diferencia entre el manga y el cómic americano o cualquier otro medio es que la variedad no falta.

Aquí a estas tierras no nos llega la Akamatsu Jump, una revista cuatrimestral de Shueisha donde se muestran los trabajos de las nuevas luminarias que podrían saltar a la fama en la WSJ. Tenemos a más de 20 compañías editoras de manga que tienen series con sus correspondientes animés, que van desde lo más básico hasta lo más complejo en términos de narrativa.

Sin embargo, estos palidecen enfrente a la WSJ y su trinidad que se niegan a moverse o a siquiera tomar al lector en serio. Y eso en cualquier arte es una falla exprofeso que es inperdonable.

Yo vería con buenos ojos la siguiente leyenda. No el refrito de Dragon Ball con espadas o piratas o una aberración del arte marcial del ninjutsu. Estoy seguro que veríamos con buenos ojos la llegada de narrativas que no caigan en los mismos clichés o muletas o también un buen uso del “moe” y el sex-appeal de las heroínas, ahora que ese boom se está acabando.

Hasta me atrevo a decir que reinvindicaría el manga y el animé como un género del entretenimiento que puede pararse por sí mismo; con contenido más valioso que lo que podríamos recibir alguna vez de los gabachos.

Estados Unidos nunca ha producido un Fullmetal Alchemist, o un Gantz, o algo que significa que piensan en algo nuevo siempre. La gran “inovación” que recibimos más recientemente fué Crepus-cúlo y Confesiones de una Shopaholic, ah y que no se me olvide Comer, Rezar y Amar.

Sólo puedo agradecer que Chuck Palahniuck (el escritor de Fight Club), no ha muerto todavía o no se ha dejado mangonear por las editoriales.

Japón no ha caído todavía en ese estado de creatividad nula y frescura somnolienta… pero no tarda. Pero mientras haya mangakas que escriban buenas historias, los fans la leerán. De eso no cabe duda. La industria se mantiene viva por ellos, y muchos son bien creativos: Sólo chéquense la Comiket y la cantidad de gente escribiendo, dibujando y haciendo juegos!!

En conclusión puedo decir que aunque los tres grandes parecen que no van a moverse de su lugar, el sabio adagio nos advierte “Mientras más grandes, más dura la caída.” Parte del objetivo de la Navaja Suiza es comentar sobre estos animés y mangas que saltan a la vista por originales, y es por eso que seré el último en llorar cuando Mono, Pinchigo y Nabruto estiren la pata.

¿Qué piensan de lo que acabo de decir? La sección de comentarios no está de decoración! Comenten! Quiero saber sus opiniones sobre esto!
Se despide de ustedes, Onix.

NOTA: El autor se ha enterado hacia el final de esta nota que el autor de One Piece ha declarado que su historia durará otros 10 años. Me pregunto qué cosas se sacará de su (censuradocensuradocensuradocensuradocensurado) ahora.

¡Comenta esta nota!
Categorias
Noticias Anime & MangaReseñas

¡Anime, Videojuegos, Manga, Cine y más! Nos gusta el entretenimiento y más el de Japón ¡Síguenos!
Un comentario
  • Navaja Suiza #6: Temporada Invierno 2011 – Recomendaciones » :: RetornoAnime:: Todo el manga, anime, jmusic está aquí
    18 Enero 2011 at 8:05 PM
    Deja un comentario

    […] Este es un buen manga, lleno de personajes idiotas y que nunca se toma en serio. Y por eso es bueno, y la adaptación tiene cada gota del espíritu que mantiene a Beelzebub en donde está: Sin caer en los errores de las otras series de animé/manga que me dedico a flamear. […]

  • Deja un comentario

    *

    *