Cultura

Navaja Suiza #10: De diferencias en las palabras a la depresión de una nación.

En esta ocasión he decidido no hablar sobre anime, pero no completamente. Mientras estoy esperado a que esta temporada termine (y por cierto, lo mejor fue Denpa Onna to Seishun Otokou y Kami Nomi II) quisiera hablar de un problema profundo y latente que está cambiando la industria del anime así como la gente que comparte nuestros gustos en la nación nipona.

Conozco a mucha gente que comparte nuestro gusto y pasión que no dudan en llamarse a sí mismos “otaku” para definir su inclinación por el animé y/o el manga. Mientras más gente esté interesada mejor, pero en su nivel más básico dan a entender una ignorancia que aunque no es intencional, puede ser muy nociva.

 

En otras palabras, no deberíamos de llamarnos a nosotros mismos otaku. O al menos, no hacerlo con tanto orgullo o auto proclamación que yo observo entre los que gustan el anime en Mexico y Latinoamerica. Verán, la palabra otaku (お宅)  significa literalmente “en su casa”, denotando a las personas que no salen de su casa al menos hasta que sea absolutamente necesario. En Japon, los otakus no estan aislados a solo anime/manga, sino tambiien abarcan videojuegos, juegos de rol, armas de fuego o blancas; literatura, cosplay, etc. Cualquier persona que lleva SU hobbie al extremo es un otaku.

 

Ddebo de decir que hay dos palabras destinadas para describir a los que tienen algún hobbie. Una es la anteriormente mencionada  y la otra es マニア (mania). Mania es aquel que tiene mucha pasion por algun hobbie, sin embargo mantiene en balance su vida personal y  social, como cualquier otra persona. Sin embargo, otaku es aquel que lleva su aficcion a un punto en el que se vuelve una conducta enfermiza y descuida desde su escuela/trabajjo hasta cosas mas elementales como lo es bañarse. Quisiera poderles decir que esto es solo un esterotipo sin fundamento, pero cualquiera que pase por Akihabara (incluyendo a Kiyohime y a Kika) les podra decir que el aire huele a ellos.

 

Siendo este el público el cual consumía hasta hace unos pocos años la mayoría de los productos relacionados con toda la parafenalia de videojuegos, visual novels, galges, anime, manga, figurines, modelos y demás mercancía; no es sorpresa que estos productos son dirigidos directamente hacia el público que los piensa comprar: Personajes, tramas e historias que exploten las debilidades del público y los haga querer más. Esto podría ser interpretado como algo bueno, pero a la larga aísla a todos los demás que puedan o quieran entrarle al gusto sólo por el hecho de que no hay nada que ellos puedan recoger del contenido generado que no sea dirigido hacia una demografía muy específica.

El mayor ejemplo de esto es la explosión Moe.

 

Moe (萌え) fue un término acuñado en la década de los 90s que literalmente significa “germinar”. En este contexto, Moe significa un personaje que está diseñado para crear deseo o atracción ya sea por su físico, su personalidad, su comportamiento su ocupación, su posición social, o una combinación de todos estos factores. Es lo que llamaríamos nosotros “adorable”. El comportamiento que uno ve en la tele o en el libro no se parece en nada al de una persona real, limitando su existencia al medio donde se presenta, lo cual exacerba más las preferencias del espectador porque (ya sea voluntaria o involuntariamente) se pone en situaciones que bien podrían ser calificadas de acoso sexual en el mundo real, y no tener consecuencias mayores.

Ustedes saben bien a qué tipo de personaje me estoy refiriendo, por ejemplo:

  • Mikuru de La Melancolía de Haruhi Suzumiya
  • Hinata de Naruto
  • Rei Ayanami de Evangelion
  • Yuki de La Melancolía de Haruhi Suzumiya
  • Konata, Tsukasa y Yukata de Lucky Star
  • Rika y Satoko de Higurashi no Naku Koro Ni
  • Zashiki-warashi de xxxHolic
  • Eruru de Utawarerumono
  • Satellizer L. Bridget de Freezing
  • Misa Amano de Death Note
  • Holo de Spice and Wolf

Además de todos los personajes femeninos de

  • Girls Bravo
  • Hayate the Combat Butler
  • School Rumble

Si observan con mucha atención verán que la serie de animé que incluya a muchas o todas los personajes dentro de estas categorías estan diseñados para personas que ya llevaban mucho tiempo viendo animé. El ejemplo más feaciente de esto de La Melancolía de Haruhi Suzumiya, ya que además que esta serie está presentada en desorden cronológico, hace muchas referencias a otras series de animé más viejas que construyen la mayoría de sus chistes e incluye personajes que están diseñados para tocar los nervios de cualquier otaku, no importando su preferencias.

No hablemos de series de animé adaptadas de visual novels, ya que es un blanco muy fácil y me tomaría muchos días enumerar las características de series adaptadas de juegos cuyo objetivo es agarrarte al personaje ficticio que más te gusta. Es trampa.

Claro que a toda regla hay una excepción, y hay más de una historia que usa las reglas alrededor de los personajes moe para crear gente y mundos interesantes. Higurashi no Naku Koro ni es el primo ejemplo de esto, sobre todo en los videojuegos (los cuales son la primera iteración de la serie).

Ellos usan las características atrayentes en todos los personajes femeninos que Keiichi conoce en Hinamizawa y cada vez que se compentra más con alguna ellas trastoca lo que las hace perder la cabeza y termina en una masacre trágica tanto del personaje como del espectador. Higurashi destruye al otaku poniendole directo en la cara que un comportamiento moe en la vida real puede significar una mente muy perturbada y probablemente asesina, haciendo un golpe emocional bajo del cual es difícil recobrarse.

Ryukishi07 (el escritor de esta serie) revolucionó el concepto con el simple pasar de esto…

A esto.

No tienes excusa para no jugarlos, porque están disponibles para iOS.

Volviendo al tema, la explosión del moe para crear personajes coloquialmente se pone entre el último capítulo de Sakura Card Captor y el primero de School Rumble, porque fué en este periodo que se cristalizó el concepto de la chica moe partiendo del molde creado por CLAMP en Sakura Hinomoto. Sakura fue la primera moe para muchos especialistas en la industria (sin embargo hay muchos que difieren en esta opinión), y de su comportamiento en la serie se creó toda una avalancha de personajes e historias diseñados para presionar esos botones y llevarse mucho, mucho dinero.

¿A dónde voy con todo esto, aparte de describir el moe? Es que a lo mejor esto se salió de control.

En 2008, un japonés llamado Taichi Takashita se dio a la tarea de juntar firmas a través de una campaña que pretendía que se permitieran  los matrimonios entre humanos y personajes de  manga. Él logró  reunir más de 1000 firmas en una semana para poder casarse con Mikuru Asahina. “Ya no estoy interesado en las tres dimensiones, incluso me gustaría llegar a ser un habitante del mundo bidimensional. Sin embargo, parece imposible con la tecnología de hoy día”, afirmó.

 

Este no es el único caso, en el mismo año un hombre conocido por el nombre de “Sal 9000” decidió casarse con Nene Anegasaki, personaje del dating sim LovePlus para el DS. En una ceremonia que fue vista por miles através del sitio NicoNicoDouga (YouTube para Japón donde moran los otakus), este hombre de 27 años se “casó” con Nene y declaró en su tiempo que si estaba con ella no tenía la necesidad de una novia de carne y hueso.

Yo no soy juez para decirle a estas personas que hacen o no con sus vidas, sin embargo son la expresión de un problema muy profundo que se relaciona directamente con el moe y la cultura otaku en general.

Un reciente estudio de la Escuela de Estudios Africanos y Orientales de la Universidad de Londres sobre Sexo y Género está revelando (sigue en curso) que nuestros queridos hermanos nipones están inmersos en una especie de depresión colectiva, poblacional; en especial con respecto a las relaciones de pareja.

Esto alude a su filosofía. Lo más importante de comprender es la manera en que fueron educados, no sólo con una ideología de ultra perfeccionismo, sino en la que cada uno se debe saber poseedor de un lugar, una misión en su sociedad. Cuando esta no puede cumplirse -dada la situación económica de los últimos años- sienten que no tiene ningún caso su existencia. Su bagaje cultural es mucho más intenso en términos de ‘misión de vida’ que el nuestro y muchos, incluso por ello acuden al suicidio, cuyas cifras son elevadísimas; toda una problemática nacional.

Ahora, con respecto al amor, imaginémoslo: Si muchos de ellos se sienten incapaces de contar con una misión, ni con el “poder”  de brindar una vida en pareja optan por alejarse de la posibilidad de una relación. ¿Para qué intentar tener una relación con otra persona si uno no tiene un lugar en la sociedad? Las mujeres en Japón se caracterizan por ser especialmente sensibles a todo lo que se pueda interpretar como una conducta pervertida o acosadora, además que Japón siendo un país abiertamente machista, ellas han tenido que abrirse paso en los lugares de trabajo para quitarse tabús y estigmas que las denigran. Siguiendo esta línea de pensamiento; cualquiera que no esté bien de dinero se hace completamente inelegible para una relación adulta, o simplemente no tienen tiempo para tales cosas.

El moe y el bagaje que viene con él llena ese vacío emocional fuerte que sufre el hombre japonés, y recientemente también el de la mujer. Ya que han desistido en la búsqueda emocional del sexo opuesto, optan por la amplia gama de contenido, juguetes, figurines y juegos diseñados para explotar el sexo y otras perversiones.

 

Alrededor del 2010, el mismísimo Ken Akamatsu (creador de Love Hina y de Mahou Sensei Negima) dijo el moe estaba muriendo como tendencia, y que simplemente ya no vendía como solía ser. Con razón, porque a partir de ese año las ventas de manga y anime fueron más de mujeres que de hombres, buscando personajes diseñados hacia ellas. De esta necesidad salió K-On!, el resurgimiento de CLAMP con xxxHolic y Tsubasa; Working!! y otros.

Los números de niños de Japón están a la baja desde 1976, más gente no está teniendo relaciones personales y quien la tiene es raro el que comparte su sexualidad con la pareja. ¿Porqué hacerlo si hay toda una industria diseñada para encargarse de eso?

El detrimento público de los japoneses es tan exacerbado, que después del tsunami y el terremoto de Sendai y toda la devastación que causaron; los divorcios están a la alza. Inclusive ya hay hasta ceremonias de divorcio, donde se celebra la desunión de las parejas.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=gBOlPN18DDw[/youtube]

Otra vez, no soy quién para juzgarlos, pero todos estos hechos hablan por sí mismos y no puedo sino temer por el futuro del país y de la gente que vive en él. En Japón hay cada vez menos niños, díganme si la industria del anime y manga que está diseñada para ellos ve a su público disminuir ¿Qué les queda? Servir  a las masas de gente que no conoce lo que es el intercambio de la intimidad con otro ser humano.

Tenemos mucho que aprender de una cultura que pone al grupo sobre el individuo, y sabe muy bien como trabajar en equipo. Sin embargo, creo que ellos podrían aprender de nosotros en que el individuo tiene necesidades que llena y esto incluye a las emocionales. En palabras de Sal9000, “La juventud japonesa no puede expresar sus sentimientos en la vida real. Sólo lo pueden hacer en un mundo virtual. Es el reverso de una realidad en la que no pueden hablar nada sobre ellos. En el virtual sí.”

Eso lo dice todo.

Blog de Elsy Reyes: Matrimonio con personajes de cómic

CNN: Japan Divorce Ceremonies

Huffington Post: Man marry virtual gf

¡Comenta esta nota!
Categorias
CulturaNoticias Anime & MangaReseñas

¡Anime, Videojuegos, Manga, Cine y más! Nos gusta el entretenimiento y más el de Japón ¡Síguenos!
7 Comentarios en este post
  • Kiyohime
    10 Julio 2011 at 10:13 AM
    Deja un comentario

    Me gustó tu reflexión mi estimado Onix, pero creo que creo que hubiera estado mejor centrarte en el tema Moe y Otaku, ya que la parte social se quedó un poco corto el problema, razones y situación actual de Japón es es muy extenso y más complicado del que parece… porque cabe mencionar que no todos los Japoneses son Otakus de hecho son una minoría, pero el problema de una nación que envejece y que actualmente los adolescentes y parejas no tienen sexo es más extenso y no está centrado en esta subcultura.

    Creo que de la tragedia del pasado mes de marzo surgió algo bueno, y es que los japoneses sacaron su verdadero yo en ese tiempo de crisis, bueno o malo, muchas parejas decidieron divorciarse porque se dieron cuenta que o no estaban enamorados, se habían casado por presión social o simplemente vieron que la persona con la cuál se casaron no era una buena persona. Asi mismo muchos decidieron que querían casarse y dieron ese salto. La tragedia unió a la gente y les hizo pensar en el futuro, en lo que realmente querían… habrá que ver cuanto tiempo dura.

    PD. Rei Ayanami de evangelion no es moe.

    Creo que te inspiraste un poco en este artículo no, si fué así no se te olvide citar fuentes > http://www.elsyreyes.com/matrimonio-con-personajes-de-comic/

    • Onix
      10 Julio 2011 at 9:52 PM
      Deja un comentario

      Estoy en desacuerdo y de acuerdo contigo en varias cosas. Una, Rei si es Moe. Si cae en la descripción, pero eso es cuestion de opiniones. Recalqué mucho que no era mi posición criticar o decir que deben de hacer los japoneses justamente por las razones que estos tengan para divorciarse o casarse con una dakimakura. El otaku es una subcultura (ergo minoría) y no decirlo cuando lo tomo por sentado es sin duda un error de parte mío. Sin embargo, toda la parafenalia del moe, hentai y demás si se está usando como un escape de las presiones y de la necesidades personales. Lee lo que dice Sal9000 y dime si estoy mal. Claro que estos son los casos extremos, pero que hay de los que no hablan? Por supesto, no pueden ser todos. No cite fuentes porque el OS del blog andaba virulo, Ya está bien, fuentes citadas. En algún artículo de Quo hace algún tiempo había una mini-nota sobre una máquina hecha en Japón que simulaba todo el acto sexual con una red eléctrica alrededor del cuerpo. No la mencioné porque no encontré fuentes, pero te hace pensar no crees?

      • Kiyohime
        11 Julio 2011 at 12:42 PM
        Deja un comentario

        No entendiste el punto de mi contestación XD a ver tu estas haciendo una reflexión de otaku, moe, sociedad, etc… pero estás afirmando que están en depresión debido a su filosofía y rematas con lo siguiente:

        Los números de niños de Japón están a la baja desde 1976, más gente no está teniendo relaciones personales y quien la tiene es raro el que comparte su sexualidad con la pareja. ¿Porqué hacerlo si hay toda una industria diseñada para encargarse de eso?…

        Ahí es cuando te digo “chotto mate” ya que aunque los números de natalidad japoneses estén a la baja, NO todos los japoneses son otakus, por ende NO todos consumen la industria moe/hentai, si es cierto esta industria satisfacerá a un nicho, pero el problema reproductivo y social nippon esta complicado y tiene más razones más allá de la tradición y la filosofía que permea en la cultura japonesa. Hay que recordar que esto mismo sucede en otros países pero a menor nivel, por ejemplo en nuestro país incrementa el número de adultos jóvenes que no quieren ni casarse ni tener hijos, o en EU donde los chicos terminan un master y siguen viviendo con sus padres…

        PD1. Rei fué el personaje que inició lo que evolucionó a ser el mundo Moe, pero en sí ella no es LA moesidad andando…

        PD. Usa tu correo de RA XD

  • Megamides
    11 Julio 2011 at 11:24 AM
    Deja un comentario

    Mientras en Estados Unidos dicen “the OTAKU culture” sin ningún problema (pues fueron los americanos fans del anime y del manga quienes tomaron prestada la palabra otaku para auto-definirse) en latinoamerica se desgarran las ropas por este término, pues toman el sentido literal japones (sin tomar en cuenta que incluso para los japoneses otaku es ahora un termino ambiguo) e ignoran el uso que se le dió originalmente cuando se adoptó hace ya varios años en este continente.

    Nesecitas relacionarte un poco más con otakus japoneses y no nada mas basarte en lo que se publica sobre ellos en internet (porque basta que uno entre millones haga una tarugada para que todos en internet digan que todos los japoneses estan enfermos).

    Ademas, si los hombres japoneses tienen problemas para encontrar pareja, es porque las mujeres japonesas tienen unos standares demasiados altos… tanto unos como las otras se ponen muchas trabas para relacionarse de manera sentimental.

    • Kiyohime
      11 Julio 2011 at 12:04 PM
      Deja un comentario

      Hola Megamides un gusto tenerte por aquí :D, si de hecho como mencionas aquí o en EU pues no hay ningún problema en proclamarte fan del anime y manga (que es el sentido que tenemos nosotros como otaku) en Japón está cambiando un poco por el sentido occidentalizado del término pero los casos extremos siguen siendo vistos bastante mal.

      Por otra parte creo que es un poco simplista el decir que los hombres japoneses no encuentran pareja porque las chicas japonesas tienen estandares altos, habrá algunas que si lo tienen, pero hay otras que pues no, o que su meta es conseguir un novio extranjero o simplemente no les interesa una relación o el sexo. Ahora a eso súmale que si eres un wey que tu mundo gira alrededor del anime y manga, y no te tomas la molestia de bañarte pues está más complicado no? (como me tocó presenciar un mes en Akihabara, siempre encontrabas al japones weird que se olía que no había tocado una barra de jabón en un mes *asco* :@)

      Todo en exceso es malo… en un mundo ideal todos serían el Otaku chingón a lo Dany Choo, pero no… siempre estará el weirdo que se casa con su Nintendo DS o con una muñeca inflable que tenga impresa la forma de Haruhi. La realidad es que es un problema muy severo en Japón y muy complicado al extremo de haberme asombrado de abrir una revista de música (tipo rolling stone) y ver en sus páginas centrales un artículo / clase de sexo CON diagramas…. ya para tener que dar clases pues la situación está dificil…

    Deja un comentario

    *

    *