Anime

#Opinión | New Game! y el costo de perseguir los sueños

A New Game! (Doga Kobo, 2016) se le ha comparado con Shirobako (P.A. Works, 2014). Es verdad que tienen cosas en común: ambas historias ocurren en el contexto de una compañía creativa (desarrollo de videojuegos y estudio de animación respectivamente) y en ambos casos su protagonista es una chica joven que siempre soñó con trabajar en esa industria. Es su primer empleo y pronto demuestra que tiene talento para hacerlo.

Las diferencias también son claras desde el principio. Shirobako no tarda en lidiar con la cuestión del trabajo excesivo y sus efectos sobre la salud, las siempre cercanas fechas de entrega, la incompetencia y todo lo que sucede una vez que el sueño se cumplió.

New Game!, en cambio, demora mucho más. Aoba, recién egresada de la preparatoria, decide incorporarse al mundo laboral en vez de ir a la Universidad. Quiere convertirse en una diseñadora de personajes, así que trabajar en Eagle Jump, la compañía que creó Fairies’ Story, uno de sus videojuegos favoritos, parece la realización temprana de un sueño largamente anhelado. De carácter tímido, a Aoba preocupa que su jefa o sus nuevas compañeras sean temibles. Para su fortuna, las cosas resultan bien en ese sentido. Incluso tiene la suerte de colaborar en la secuela de Fairies’ Story bajo las órdenes de Kou Yagami, cuyo trabajo en la primera parte del juego inspirara a Aoba a elegir su carrera.

Como líder del equipo de diseño de personajes, Kou es excepcional. Esto se debe no sólo a su talento natural, sino también a su trabajo riguroso que, muchas veces, abarca muchas más horas que las que comprende un día. No es inusual que Kou pase la noche trabajando hasta tarde o que se le halle al amanecer dormida debajo de su escritorio. Rara vez va a su casa y cuando lo hace, no permanece ahí mucho tiempo.

NewGame002

Kou espera grandes cosas de Aoba. Por eso, desde el principio, la encamina a perseguir la perfección aun si eso la obliga a permanecer más horas en la oficina, para preocupación de sus padres y de Nene, su mejor amiga.

A medida que Aoba se acostumbra al ritmo y exigencias de su trabajo profundiza en la relación con sus compañeras de oficina. El elenco es encantador y no es difícil tomarle cariño. Todo lo que ocurre como resultado de la convivencia cotidiana parece natural y los conflictos nunca tienen serias implicaciones. Las horas extra sirven para que la serie explore distintos aspectos comunes de la vida laboral y amplíe aún más la relación cotidiana entre Aoba y sus compañeras, así como con miembros de otros equipos involucrados en el desarrollo del juego.

NewGame003

Creo, sin embargo, que ahí hay terreno para la crítica. Quizá no sea esa su intención, pero New Game! trivializa, mediante su estilo de narración, lo que señalo en el párrafo anterior: el equipo pasa cada vez más tiempo trabajando. Esto se ha normalizado tanto que, al acercarse las fechas de entrega, el hecho de que habrá que trabajar noches y fines de semana se considera como enteramente natural e inevitable.

Para Aoba, esa experiencia también es nueva y, en principio, la toma como parte de las cosas que debe aceptar para lograr su sueño. No obstante, su intención inicial no basta como para evitar que, paulatinamente, dé muestras de cansancio. El capítulo 10 es particularmente explícito en este punto, pero también pone el acento en otro problema: la cuestión salarial.

Aoba ingresó a Eagle Jump como empleada de tiempo completo, lo que quiere decir que su sueldo es fijo. Poco después la compañía contrata trabajadores a tiempo parcial. Preocupada por Aoba, Nene (que está en su primer año como universitaria) solicita una de esas posiciones con el objetivo secreto de corroborar el bienestar su amiga. Su esquema es completamente distinto: trabaja por horas y se compensa cada una por separado. Las horas nocturnas y de fines de semana tienen mayor valor, así que la compañía evita lo más posible hacer uso de éstas. Si no ocurriese así, le hacen notar inadvertidamente, Nene podría terminar percibiendo más dinero que Aoba.

NewGame005

Los horarios inacabables y la compensación insuficiente son algunos de los problemas laborales que aquejan a los japoneses desde el estallido de la burbuja inmobiliaria en los años noventa. La mayoría de los empleos disponibles para los jóvenes son precarios y la competencia por ellos es dura.

Como trabajadora de tiempo completo, Aoba tiene garantizada la actividad y compromiso constante, pero no la compensación suficiente. Si trabajara a tiempo parcial, es probable que cada hora sea mucho mejor pagada, pero las horas disponibles en ese esquema son siempre limitadas. En este momento de su carrera difícilmente podría vivir fuera de casa de sus padres.

Con las horas acumuladas de trabajo, Aoba convive más y más con sus compañeras y menos con su familia o amigos. Quizá aún sea joven para pensar en ello, pero si quisiera tener novio, casarse y tener hijos, seguramente no podría continuar con su carrera. Es claro que en esto nada tendría que ver su talento o compromiso: simplemente las condiciones que se imponen no dan para eso. Es más, quizá la única ‘familia’ a la que puede aspirar sea la de su oficina. Así, no es del todo extraña la asociación homoerótica que hay entre Rin y Kou, que han trabajado juntas desde el principio y no han tenido tiempo o ganas de nada más. El trabajo las enajena del mundo, pero, por fortuna —y esto es cierto para todo el elenco— la ‘familia’ construida alrededor de los proyectos de Eagle Jump, es lo bastante grata como para dejarlo pasar.

NewGame004

No olvido que New Game! es un anime. Si no lo fuera, la ruptura de lazos emocionales y el desgaste físico sería sólo una parte del problema: también tendríamos que incluir la ineficiencia, los errores acumulados como resultado del cansancio, las enfermedades graves y, desde luego, la creciente neurosis de un equipo que, créanme, bajo presión perdería todo lo que nos gusta de ellas.

Puesto así, preguntarse si seguir el sueño de verdad vale tanto la pena quizá no sea poca cosa.

Basada en el manga de Shoutarou Tokunou, New Game! es producida por el estudio Doga Kobo bajo la dirección de Yoshiyuki Fujiwara. Está disponible mediante el servicio de Crunchyroll.

¡Comenta esta nota!
Categorias
AnimeReseñas

Psicólogo, psicoanalista y especialista en temas sobre Japón, su cultura y su sociedad. Entusiasta de las historias y sus lenguajes.
Un comentario
  • Sdlion
    7 Septiembre 2016 at 11:16 PM
    Deja un comentario

    Creo que el uso de los sentimientos de Rin a Kou (que no llamaría relación yuri puesto que Kou no le responde los sentimientos) es simplemente el uso del cliché como elemento fan service. No tanto un elemento a consecuencia de una parte del setting. Al menos como he visto, cuando un elemento de la trama es a consecuencia de otro, le dedican un espacio decente para tratarlo durante la serie.
    Y eso sin tomar en cuenta que se está diciendo implícitamente que por pasar mucho tiempo con unas personas, no es de extrañar que aparezcan relaciones homoeróticas entre la gente.

    Todavía no termina la serie y creo que de hecho han pasado intencionalmente más de la mitad de la serie tratando el tema del trabajo excesivo. Y aunque como mencionas, lo tratan con un humor ligero y grato, es posible que usen el tema para dejar un mensaje claro a la audiencia. O bien, simplemente podría ser el problema seleccionado a tratar en la trama. Una suave crítica o una empatía con su audiencia godín.

  • Deja un comentario

    *

    *