Aladdin Main
Cine

Reseña – Aladdin, el clásico reimaginado | #Cine

"Una adaptación para un nuevo mundo"

Para este punto ya debemos de estar bastante acostumbrado a las adaptaciones live-action de clásicos de Disney, y parece ser que es una tendencia que no piensan detener pronto. Y así es como llega Aladdin, re-imaginando la cinta de 1992, la cual también esta basada en una de las historias de la colección que conforman el libro de «Las mil y una noches», y podemos decir con seguridad que sin ser perfecta, esta es su mejor transición al live-action hasta ahora.

Aladdin Header

La cinta nos introduce al concepto básico de la cinta original, un joven que vive en las calles de Agrabah acompañado de su mono Abu, pasando los días robando a otros (pero solo lo que necesita), hasta que se encuentra con la princesa Jasmine en una escapada del palacio. Es así como cae profundamente enamorado de ella y comienza a aspirar a su corazón, pero esto queda obstaculizado por el hecho de que ella como princesa, por ley debe casarse con un príncipe. Unas cosas llevan a otras y termina en una cueva en donde encuentra la lampara del genio, aquí el detonante que le da el verdadero ritmo a la historia.

De entrada no hay muchos cambios en esta versión, tenemos a un Aladdin interpretado por Mena Massoud que conoce a la hermosa princesa Jasmine (Naomi Scott) y ambos encuentran una conexión principalmente por la ciudad en la que habitan y su gente. La cinta sin dar mucha vuelta previa nos pone en este escenario con una divertida introducción con un ritmo familiar al de la original y nos pone en las calles de la hermosa Agrabah en los zapatos de los jóvenes protagonistas.

Aladdin and Jasmine

Dicho eso, hay algo que es importante tener en cuenta, pues estás cintas no solo son para apelar a nuestra generación de nostálgicos empedernidos. Parte de su razón de ser y probablemente más importantemente es el presentar estos clásicos que marcaron a una generación para introducirla a las nuevas generaciones y darles un impacto igual o más positivo, y es por eso que no podemos ni deberíamos de esperar una adaptación al pie de la letra.

Aunque tenemos a un Aladdin bien interpretado por Massoud que cumple con el carisma y valor en secuencias de acción, uno de los cambios más importantes es el del papel de Jasmine, quien en esta iteración, pasa de ser una princesa que simplemente quería tener voto sobre con quien casarse, a una joven princesa preocupada por la decadencia de su pueblo más allá de las paredes del palacio, quien no busca conformarse con un matrimonio arreglado, si no que también busca atender los problemas de su pueblo de primera mano y ve lo anterior como un obstáculo antes que otra cosa.

Por otro lado tenemos al grandioso Will Smith dandole vida al genio, unos zapatos difíciles de llenar después de la interpretación que le dio Robbin Williams en los noventas y que tenía preocupado a más de uno desde que se dio a conocer el reparto. Sin embargo, después de ver la película podemos decir que sin duda se la lleva este actor, a quien inteligentemente el director Guy Ritchie le dio rienda suelta para que en lugar de forzarlo a adaptarse al personaje, le permitiera adaptarlo a el y darle un poco de su toque y encanto por el cual ha sido famoso desde los comienzos de su carrera.

Lamentablemente no se puede decir lo mismo de algunos de los personajes secundarios como el Sultán y Jafar quienes son parte de la constante lucha que tiene la cinta intentar darle un tono más realista y hasta donde mantener los guiños mágicos de la original, optando por una versión más mundana y menos absurda de los personajes de este par de personajes, que en el proceso pierden lo que los hacía tan especiales para empezar.

Jafar es uno de los villanos más memorables de Disney gracias a sus evidentes ambiciones de poder, pero a la vez es un personaje realmente malvado a un punto de ser repugnante, algo que el actor Merwan Kenzari simplemente no trae a la mesa. En momentos en los que esperaríamos alguna mirada perfecta o ciertos guiños al personaje original, se quedan en interacciones planas de un político con sed de poder. Hasta se puede decir que la re-interpretación que hicieron de Iago su perico parlanchin, que si bien habla más de lo común, permanece en lo creíble y divertido que requiere su papel en la cinta.

Aladdin Will Smith

Pero la intención general de esta versión de Aladdin que busca ser mas progresiva hacia los tiempos en los que vivimos, también tiene sus aciertos y esto no solo se representa en los personajes, si no también en la música. Si bien las canciones originales como Arabian Nights A Whole New World cuentan con arreglos muy sutiles que mantienen mucho de las las grandiosas composiciones originales, hay otras como A Friend Like Me y Ali Ababwa que incorporan más instrumentos y sobre todo adiciones por parte de Will Smith.

Después viene Speachless, la nueva canción original interpretada por Naomi Scott. Esta viene con una intención evidente de darle un momento de empoderamiento al personaje, continuando una linea que la cinta trabaja desde un principio, pero lamentablemente tanto la canción como la secuencia llegan a sentirse ajeno, al frenar el tiempo literalmente para presentar una pista que musicalmente se siente fuera de lugar con un tono que esperarías más de Frozen y que seguro será el enganche comercial pero sacara a más de uno del ritmo que ya llevaba con el resto de la película.

Aladdin Agrabah

En cuanto al aspecto visual, más allá de uno que otro efecto del Genio (no puedes esperar que un genio vaporoso azul se vea mucho mejor), los vestuarios realmente resuenan con cada uno de los escenarios y sus respectivos personajes, aportando accesorios y colores vibrantes que realmente llaman la atención en cada set, transportándote fácilmente a la mítica ciudad de Agrabah.

Veredicto: 

A pesar de ser una adaptación bastante fiel a la cinta de 1992, esta nueva versión de Aladdin aporta suficientes nuevos detalles que evolucionan tanto la historia como a sus personajes para las nuevas generaciones. Guy Richie  supo como llevar la historia original a un nuevo territorio y aprovechando las cualidades y el carisma de la mayoría de sus actores.

Si bien no hay mucho nuevo que ver aquí, esta es hasta ahora la mejor adaptación a live-action de Disney con la suficiente proporción de música, emociones y magia, ya sea la primera vez que visitas Agrabah o si es un reencuentro con el clásico de los 90’s.

Vía: Disney

¡Comenta esta nota!
Categorias
Cine

Amante de la música, los videojuegos y la comida. No puedo ir por la calle sin mis audífonos o una buena conversación. Sigueme como @LRodSan07

Deja un comentario

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.