Anime

Reseña: Jinrui wa Suitai Shimashita

“Ningen-san, ningen-san”- Yosei-san

Tratando de buscar algo diferente, encontré Jinrui wa Suitai Shimashita (o lo que en español seria “La humanidad ha declinado”) y como su nombre lo dice, está ubicado en una época lejana en la que la humanidad ha colapsado, perdiendo el apogeo que alguna vez tuvieron y se han visto obligados –por su propia naturaleza- a vivir en pequeñas comunidades buscando toda esa cultura perdida en una época pasada.

Que el arte no los engañe, este anime es bastante siniestro.

Que el arte no los engañe, este anime es bastante siniestro.

Historia y personajes

La historia es protagonizada por una chica cuyo nombre jamás es mencionado y por ello la conoceremos como “Watashi” (“yo” en japonés) que es como se refiere a sí misma. Ella vive en una de estas comunidades con Sofu, su abuelo, cuyo gusto en las armas es bastante grande y Joshu-san el asistente personal de Watashi (que es fácil de ubicar por ser rubio y silencioso). Watashi a pesar de su físico, jamás se vuelve víctima del cliché –como protagonista dulce y pelirrosa- provocando un personaje bastante original producto de la misma ironía de la serie (y de cierta manera, la chica gana una tridimensionalidad poco común en el anime).

Sin embargo, el papel estelar se lo llevan las hadas, unos pequeños seres –sorprendentemente adorables- poseedores de tecnologías avanzadas que intercambiaran con Watashi –su mediadora con los humanos- a cambio de dulces caseros. Sin embargo, esta dulce naturaleza es el elemento más irónico de toda la serie ya que su falta de afecto –sentimental- entre ellos y los que lo rodean da pie al sentimiento más humano –y oscuro- de todos: egoísmo.

jinruiwa_02_262014

Watashi y Joshu-san, en una de sus aventuras.

Quiero destacar mi capítulo favorito de toda la serie, el cual, sin duda es una crítica de nuestra sociedad contemporánea. Watashi y las hadas llegan a una isla inhabitada, por lo que, incapaces de regresar deciden fundar una nación. En menos de una semana, dicha nación pasa por todos los conflictos culturales llevados a un mal uso de tierras y poder.

Producción

El proyecto fue desarrollado por la productora AIC A.S.T.A. bajo la dirección de Seiji Kishi y está basado en la novela ligera homónima por Romeo Tanaka. En el papel estelar se encuentra Mai Nakahara, mientras que de apoyo se encuentran actores como Unsho Ishizuka, Jun Fukuyama, Miyuki Sawashiro, entre otros.

Como pequeña advertencia, las hadas tienen unas voces algo incomodas, que más de uno tendrá problemas al acostumbrarse. Pero créanme, esta serie lo vale.

jinruiwa_01_262014

Las hadas, tan adorables como todo el estilo visual.

Conclusión

Con la ironía de bandera y una historia más oscura de lo que aparenta visualmente, Jinrui wa Suitai Shumashita es una serie única. Asimismo, es una comedia negra inteligente que retara tu atención por la forma que es narrada. Por ello, si los primeros capítulos no entiendes mucho, no te preocupes, será cuestión de tiempo para que conozcas las razones por las que la Tierra llego a ese punto y la sociedad como la conocemos se ha perdido.

Jinrui wa Suitai Shumashita fue transmitido en la temporada de verano del 2012, en su totalidad, la franquicia cuenta con una novela ligera de 9 volúmenes, 2 mangas (de uno y tres tomos) y la serie televisiva de 12 episodios. Actualmente puedes ver la serie en Crunchyroll.

jinruiwa_03_262014

Recuerden que el arte y la historia no tienen que ir de la mano (si, esto es un pollo … fumando).

¡Comenta esta nota!
Categorias
AnimeReseñas

Originalmente diseñado para ser un synthformer robótico accionado, hidro programado para servir como guardaespaldas personal, mayordomo y chofer de Hiro
Un comentario
  • Reseña: Yuki yuna wa Yusha de Aru | RetornoAnime, Japón en tus manos.
    4 Enero 2015 at 8:15 PM
    Deja un comentario

    […] destacar la dirección de Seiji Kishi –memorable por su trabajo como director en angel beats, Jinrui wa Shimashita, entre otras-. El guion fue manejado por Makoto Uezu y el diseño de personajes para la serie fue […]

  • Deja un comentario

    *

    *