Anime

Reseña: La historia de Asura, una redención sin pecado.

Una leyenda budista relata que el Amida, discípulo de Buda, hizo la promesa de que todo aquel que invocara su nombre sería liberado del sufrimiento del ciclo kármico y recibido en la Tierra Pura para aguardar el Despertar. Namu Amida Butsu, Namu Amida Butsu. Quienes confían en su promesa recitan constantemente su nombre, buscando –y encontrando– consuelo y liberación.

Esta leyenda es una de las más populares del budismo en Japón y tiene, de manera tácita, mucha importancia para la historia de Asura. Su historia, como bien se dice, es una de redención, pero ¿cuál era su pecado? ¿De qué era responsable? El niño que era un humano y al mismo tiempo no lo era, nació entre el fuego, el hambre y el sufrimiento. Durante los primeros ocho años de su vida no conoció el amor ni la piedad y su única herramienta para sobrevivir era la violencia. Ésta, sin embargo, estaba desprovista de maldad. Asura vivía ajeno a la ambición y al deseo. Era más animal que hombre.

Humanizarse era, para él, la única vía para la salvación. Lo interesante es que, habitualmente, el camino es inverso. En el viaje al interior de sí mismo, uno debe aprender a reconocer sus deseos y liberarse de ellos, abrazando a la bestia primigenia que aprendemos a domar desde que se nos instruye cómo debemos comportarnos. La bestia, encerrada en lo profundo y sujeta con las gruesas cadenas de la civilización, necesita ser liberada, aceptada y domesticada.

Asura002

Para Asura, esto no era una opción. A él esperaba el camino opuesto, el de pacificar a la bestia mediante el duro paso por el deseo, la espera, la frustración y la muerte. Sólo siendo consciente de su sufrimiento, tornando el hambre en lágrimas y la furia en amor, lograría alcanzar la humanidad suficiente para tener oportunidad de renunciar a ella y acogerse libremente a la promesa de Amida.

La de Asura es una historia hermosa, pero difícil. Ninguno de nosotros, cómodamente sentados en una sala de cine, pudo imaginar el hambre y la desesperación; no es algo con lo que un citadino pueda identificarse naturalmente. No es un pecado original lo que motiva su sufrimiento. Es el amor, descubierto en la persona de Wakasa. La gentileza, la generosidad, la paciencia. Los sentimientos nobles de la muchacha despertaron en él algo que no existía: el deseo. Así conoció un dolor diferente al de sus huesos y su estómago. Un dolor que no podía nombrar con su escaso lenguaje.

Sin embargo, todo lo terrenal está condenado a perecer. Darse cuenta de eso es el primer paso para emprender el camino de la liberación. La Tierra Pura de Amida espera.

Clic en la imagen para ver el trailer:

asura_AD

Asura, producida por Toei Animation, es una de las opciones más interesantes del Festival Konnichiwa! Si están en México, sugiero que no dejen pasar la oportunidad de verla.

¡Comenta esta nota!
Categorias
AnimeCineReseñas

Psicólogo, psicoanalista y especialista en temas sobre Japón, su cultura y su sociedad. Entusiasta de las historias y sus lenguajes.

Deja un comentario

*

*