Anime

#Reseña | Love Live! Sunshine!!

Tengo poco que decir sobre el último capítulo de Love Live! Sunshine!!. Para ser francos, me disgustó la recapitulación final —que juzgo innecesaria—, pero estoy bastante complacido con los momentos de intimidad que compartieron las chicas en los momentos previos a la eliminatoria regional: Kanan, Dia y Mari, por un lado y Hanamaru, Yoshiko y Ruby por el otro. En todos esos casos, llegar hasta ahí significó romper barreras y exponerse, cosas que no son despreciables cuando de hacerse cargo de la propia vida se trata. Ése es, a fin de cuentas, el tema central de esta serie: ir de cero a uno, dar un paso tras otro para alcanzar algo.

Sunshine1301

Love Live! Sunshine!! no fue tímida a la hora de montarse en lo logrado por su predecesora para crear sus justificaciones, pero supo sentar las bases de sus propios problemas y algunas de sus soluciones. Las semejanzas fueron obvias, pero las diferencias destacaron lo bastante para darle su propia identidad. En ese sentido, podrá argumentarse que realmente no partieron de cero; la historia de Aqours debe mucho de su éxito a ser la segunda generación de una franquicia ya establecida que, además, ha aprendido bien de sus experiencias pasadas. En ese sentido, tendrán razón. Pero es por eso que insisto en las diferencias: la búsqueda de Chika por una motivación propia, la de Riko por superar el sinsabor de la derrota, la de Ruby por hablar de frente y comprometerse con su deseo, la de Yoshiko por autoafirmarse y, para no extenderme demasiado, la de todas como conjunto para dar un paso al frente desde la lejanía de Uchiura aspira a demostrar otra cosa: que el espíritu de ser school idol va a un lugar distinto que el de las idols profesionales; es un medio, más que un fin. Es una vida compartida que hoy las une, pero que, como ocurrió con µ’s, puede llevar a cada una por caminos más diversos. Si las experiencias de Aqours se parecen tanto a las de µ’s no es sólo porque pertenezcan al mismo proyecto, es porque expresan anhelos esencialmente humanos. Ser school idol es, en suma el punto que está entre el cero y el uno; el paso entre el deseo y el acto: una metáfora de lo que significa crecer.

Sunshine1302

Estoy de acuerdo, en general, con la opinión de Nick Creamer sobre Love Live! como franquicia: sabe divertir y aprovecha bien las cualidades propias de su género: crea personajes a los que puede tomársele cariño fácilmente, los pone en situaciones dramáticas comprensibles y apropiadas, explora problemas con los que cualquiera puede identificarse, pero, sobre todo, ayuda a crear comunidades de fans con las que la diversión se hace aún mayor. Esto último es, quizá, lo más importante. Cualquier cosa que sirva para crear sentidos de comunidad y pertenencia es, en principio, algo para celebrar.

¡Comenta esta nota!
Categorias
AnimeReseñas

Psicólogo, psicoanalista y especialista en temas sobre Japón, su cultura y su sociedad. Entusiasta de las historias y sus lenguajes.

Deja un comentario

*

*