Anime

#Reseña Temporada de Invierno 2017 – Semana 10

Fuuka (Capítulo 10)

Fuuka no fue arrollada por el camión. Habría sido un desperdicio, de verdad. La serie está en un punto climático y acabar con su protagonista así, en ese momento, habría sido muy decepcionante.

Pero, por otro lado, me siento muy disgustado con Fuuka. Recién reconoció lo que siente por Yuu e, indispuesta a lidiar con ello, decidió dejar a la banda y seguir una carrera solista. Su decisión me disgusta porque pone por encima de todo sus sentimientos sin el menor respeto a lo que los demás ponen de sí mismos (especialmente Sara y Mikasa, que tienen años haciendo grandes esfuerzos para dedicarse a la música). Pero además tampoco creo que Fuuka vaya realmente a ser feliz por esa ruta, pues no sólo traiciona a sus amigos; también lo hace consigo misma. Esta decisión no es mucho más que un gran berrinche.

Por lo demás, siento que la narrativa se está volviendo cada vez más apresurada. Como ocurrió con el inicio del romance entre Yuu y Koyuki (que no fue muy claro cómo empezó, pues la historia dio un salto de su encuentro en la playa a la primera cita), ahora vemos a Koyuki siendo consciente de los sentimientos de Fuuka sin que mediara nada en ello: sólo parece darse cuenta porque sí, al escuchar la letra de su canción. Al mismo tiempo, me parece intuir que Yuu no está satisfecho con su relación con Koyuki (siento que es como si anduviera con ella por puro compromiso) y supongo que, al final, ése será un detonante para el desenlace. Supongo que por eso es que las cosas están avanzando tan deprisa: todavía queda mucho por contar y poco tiempo al aire.

Interviews with Monster Girls (Capítulo 10)

Discursivamente, creo que este ha sido uno de los capítulos más difíciles de la serie (y aún promete tensarse más). Un nuevo personaje (cuyo papel desconocemos), parece no estar tan de acuerdo con la manera en que Takahashi se conduce con las demi. Imagino que tendrá un rol importante en lo que sigue, que, por otro lado, comienza a prepararse con el incidente más reciente entre Kyoko y Takahashi.

Siguiendo el ‘ejemplo’ de Hikari, Kyoko se lanza a buscar al profesor para darle un beso y salirse con la suya aduciendo que se trate de una broma. Las cosas no resultaron como lo previó y Takahashi terminó gritándole, preocupado de que se hubiera lastimado. Para compensar su falta, Kyoko ofreció una nueva oportunidad a Takahashi para profundizar en sus conocimientos sobre los dullahan, así que juntos fueron a la universidad, para reunirse con un investigador amigo.

Amén de las teorías sobre el tiempo y el espacio que fueron elaboradas en torno a la peculiar naturaleza de los cuellos de los dullahan, salió a relucir una cuestión cuya sombra se cierne sobre Takahashi: la ética.

A lo largo de la serie, Takahashi ha ido cruzando algunos límites en su exploración. Hay que reconocer que de varios ha sido consciente: como cuando indagó en los aspectos sexuales de la sed de sangre de Hikari o cuando intentó extraer el poder de Yuki, creando una situación incómoda para ella. A la larga, ninguna de las chicas se ha sentido realmente agredida e incluso ha repercutido en la profundización de su alianza y conocimiento sobre sus características especiales. Lo que hace todo distinto con Kyoko es que él ignora lo que ella siente y la chica (aun sintiéndose avergonzada), se deja llevar aprovechando su posición.

La visita a la universidad la sensibilizó sobre eso, pero también nos mostró que Takahashi tiene dudas en cuanto a su proceder. ¿Es realmente válido avanzar con métodos poco éticos aun si cuenta con la venia de las chicas y sus padres? ¿Debe mantener los límites que tendría con cualquier otro estudiante? Sospecho que la serie construirá su conclusión sobre estos puntos.

Kyoko, por su parte, parece estar encontrando una solución: convertirse ella misma en investigadora sobre los dullahan. Es una forma de sublimar lo que siente por su profesor y, al mismo tiempo, conocer más sobre sí misma y aportar a los demás. Y sí, tal como Takahashi dice: es genial ver a una jovencita echar un vistazo al futuro.

Idol Incidents (Capítulo 10)

A este ritmo creo que hasta yo podría dedicarme a la política.

Me sigue sorprendiendo la ingenuidad de las congresistas-idol, pero también lo rápido que esta serie retoma los temas que yo señalo cada semana. La vez pasada dejé entrever mis dudas sobre si no estaban cayendo en la trampa de dedicarse únicamente a ser idols y olvidar la política y en este episodio el Primer Ministro las atrapa justo en esa posición, reconociendo su triunfo como idols pero subrayando que como políticas siguen dejando mucho que desear. Cherry 7 perdió la batalla, pero el partido Rougai parece haber ganado la guerra.

Por otro lado, Natsuki regresó a casa. Las palabras del Primer Ministro siguen resonando en su cabeza y parece cada vez más convencida de que lo suyo no es dedicarse a la política como idol. No es lo mismo animar a su pequeña comunidad que diseñar soluciones para los problemas reales. Sin embargo, ver a sus compañeras esforzarse (y reconocerla, mediante el detalle del listón rojo) parece que será una fuente de nuevos bríos. Veremos si se convierte en la carta del triunfo de las idols y su empuje le alcanza para dar la vuelta a las estratagemas del Primer Ministro.

ACCA 13 District Inspection Dept.

A medida que Jean se acerca al final de sus viajes, el desenlace de esta historia también parece aproximarse.

Esta semana finalmente tuvimos oportunidad de ver claramente el significado de los cigarros que recibía: son las muestras de lealtad de los dirigentes de cada región; gente que conocía de antemano su filiación y que estará dispuesta a apoyarlo en su camino al trono.

Lo cierto es que tanto el príncipe Schwan como la Primera Princesa tienen poca fuerza real. A ellos se oponen los líderes de casi todos los distritos y ACCA que, como he señalado antes, es una organización con (quizá) demasiado poder. La postura del rey es ambigua, pero es claro que no hay buena disposición en torno a Schwan: pueden leerse mejor sus intenciones a través de las acciones de su consejero y de Nino (de quien, por cierto, estoy anticipando un regreso espectacular).

Estando todo tan seguro, uno no puede dejar de sospechar el origen del golpe final. Lilium tiene sus intereses particulares, pero apoya a Jean. Grossular parece que le será fiel y lo mismo la directora Mauve. Todos confían en que Jean preservará a ACCA, pero… ¿realmente será así? En cierto modo, él podría ya no necesitarlos, dado que cuenta con el apoyo de los distritos. Independientes y diversos, los distritos parecen confiar en Jean, pero no necesariamente en ACCA. Pero, por otra parte, no sé si puedo ver a Jean como un monarca absolutista.

Con todo esto, espero mucha emoción en los siguientes episodios.

Miss Kobayashi’s Dragon Maid (Capítulo 10)

Es bueno ver que el eje fundamental de esta serie conserva su frescura de siempre y le permite avanzar bien sobre lo ya construido; es decir, la situación peculiar de los dragones en este mundo.

Kanna es un personaje tiernísimo. A veces es fácil olvidar que no es una niña de verdad sino una dragona que sólo va a la escuela porque le parece divertido hacerlo. Sin embargo, a través de ese ejercicio Kanna se integra al mundo y se gana un lugar. Lo mismo ocurre con Elma. Los demás: Fafnir y Lucoa continúan con esa adaptación superficial que les permite estar asociados a Makoto y Shouta respectivamente, pero funcionando muy bien como elementos cómicos, precisamente en razón de su inadecuación constante. Ellos dos nunca entienden bien de qué va la situación y eso resulta ser muy, muy divertido.

Pero creo que de lo que más valió la pena fue, nuevamente, lo que tuvo que ver con Tohru y Kobayashi. Nadie puede culpar a Kobayashi por dudar del sentido común de su sirvienta-dragona, lo que hace aún más significativo el hecho de que pudo relajarse y disfrutar de la disparatada obra que montaron, sabiendo que Tohru está cada vez más familiarizada con los límites. Tan confiada y contenta estuvo, que Kobayashi se permitió pedir a Tohru que la llevara de paseo por los aires. Esta fue una escena simplemente bella; nada que yo pueda decir contribuirá a enaltecerla más. La intimidad que han logrado estos dos personajes que vienen de mundos tan distintos es esperanzadora.

Masamune-kun’s Revenge (Capítulo 11)

Muy pronto Kanetsugu está mostrando sus verdaderos colores y es tristísimo. Proveniente de una familia empobrecida, Kanetsugu está buscando agradar a Aki para salvar las finanzas de su padre mediante una alianza entre ambas familias. Si antes me he quejado de cómo distintos personajes imponen en Aki su agenda y objetivos personales, Kanetsugu revela que siempre se puede caer más bajo.

Eso, sin embargo, no salva a nadie más: ni a la autonombrada ‘Guardia Personal’ ni a Yoshino y mucho menos a Masamune. Curiosamente, este capítulo Fujinomiya brilló por no ser una absoluta desgraciada. Es obvio que aún no está lista para renunciar a su enamoramiento, pero está en un punto en el que acepta con bastante respeto que Masamune tenga otras prioridades (por más estúpidas que éstas sean) e incluso sigue apoyándole cuando lo necesita.

Por otro lado, Kojuurou es un ejemplo mucho más transparente de lo que le ocurre a Aki. Confundido siempre con una chica, Kojuurou sufre de esa identidad impuesta a extremos de locura y es natural que comience a despertar cierta oposición. Lo de ser Blanca Nieves quizá ya fue pasarse de la línea, pero me toma por sorpresa que su interés romántico parezca ser la propia Fujinomiya. Dado que estoy viendo a esta chica con una nueva luz, es mi deseo que éstos dos se encuentren en el futuro; creo que se harían mucho bien.

Pero hay que reconocer que sí se ve bonito.

Aki, por su lado, es cada vez más transparente. Confunde a Kanetsugu con el Masamune de la infancia, a quien ella tenía en alta estima, pero con quien está resentida por haberla dejado sola en un momento importante de su vida. Cuando se descubra toda la verdad, ¿cómo reaccionará?

¡Comenta esta nota!
Categorias
AnimeReseñas

Psicólogo, psicoanalista y especialista en temas sobre Japón, su cultura y su sociedad. Entusiasta de las historias y sus lenguajes.

Deja un comentario

*

*