Anime

#Reseña Temporada de Invierno 2017 – Semana 3

Esta semana tenemos algunas sorpresas. Por un lado, tendremos un drop. Así es, una de las series a las que dediqué tiempo estas semanas dejará de formar parte de este resumen. Otras, sin embargo, tuvieron repuntes inesperados que ojalá continúen y terminen por convertirse en experiencias gratas. Empecemos, pues, con los resúmenes y comentarios de la semana:

The Revenge of Masamune-kun (Capítulo 3)

Si algo me tomó por sorpresa del capítulo de esta semana fueron las variedades de la personalidad de Masamune, que cada vez parece un personaje más interesante. Por un lado, está el hecho de que puede mostrar mucha seguridad alrededor de Aki al tiempo que flaquea y se llena de dudas ante lo que significa la llamada telefónica de una chica. En el fondo, Masamune no ha cambiado mucho desde su infancia. También vale la pena destacar que el esfuerzo dedicado a mejorar su imagen no se limita a lo físico: también destaca como estudiante y eso lo pone en situación ventajosa para su plan de enamorar a Aki y luego vengarse de ella.

Pero no es que Aki sea débil ante los cerebritos. La ocasión fue una apuesta en la que Aki y Masamune ayudarían a dos estudiantes en desgracia (Yoshino y Kojuro respectivamente) a mejorar sus notas sin que eso afectase las propias. Desde luego, es una manera muy desleal para obtener una cita, pero sirvió para que Aki viera en él un lado que no le conocía.

La cita, por otro lado, fue casi todo un fiasco. Es impresionante que Aki viviera en tal desconocimiento de las cosas (ir a la primera cita en cosplay no puede ser otra cosa que una locura), pero dio lugar a que viéramos lo que ya se sospechaba: que Aki no es la Princesa Bestial que todos temen, sino que esa posición esconde tras de sí otra cosa. Ella sí, cada semana me cae mejor.

Fuuka (Capítulo 4)

La molestia de Fuuka es producto de una discrepancia en las expectativas de cada uno: ella se creía cercana a Yuu y encontrarlo con Koyuki significó que no lo era tanto como creía. Esto se refuerza en la escena en que Yuu trata de disculparse, explicando muy torpemente las implicaciones de una filtración en Twitter (teniendo en cuenta que Fuuka no usa celular). Así, Yuu agrava las cosas malentendiéndolo todo; no se da cuenta que ella ya lo ve como alguien cercano. Por fortuna para ambos, Mikasa es una persona lo bastante sensible como para darse cuenta y contribuir a que arreglen el conflicto, reconociendo que son importantes uno para el otro.

No sé si me gusta del todo que los miembros de HEDGEHOGS (la banda que tanto Fuuka como Yuu admiran) hayan estado tan cerca de ellos sin que lo notaran. Como recurso narrativo es un tanto tramposo, por más que sirva para acelerar las cosas para Fuuka y compañía que, por si fuera poco, lograron reclutar como baterista al chico que solía hostigarla para que se uniera al club de atletismo.

La escena final entre ambos habría sido más emotiva si no fuera por el ‘accidente’ (¿quién se accidenta así?) entre Fuuka y Yuu. Qué manera de arruinar un capítulo que había logrado sacarme de la apatía de la semana anterior.

Minami Kamakura HSGCC (Capítulo 3)

Esta semana mejoró mucho con respecto a la anterior, especialmente la segunda mitad del episodio. La primera se trató de Hitomi y Tomo buscando (sin éxito) un club al que integrarse. Al encontrar a Fuyune en la enfermería, aún extenuada por el paseo a Enoshima del capítulo anterior, deciden acompañarla al ‘escondite’ de su abuela, que resulta ser la directora de la preparatoria. En ese escondite la abuela guarda los recuerdos de cuando ella misma era estudiante y de su paso por el Club de Ciclismo (ahora inexistente). Aquí se nos revelan un par de cosas interesantes. Por un lado, Fuyune tiene una hermana mayor en silla de ruedas, con quien adquirió el compromiso de ir con sus pies tan lejos como pueda y traer imágenes de paisajes lejanos. Es una promesa parecida a las que hallamos en novelas de samurái, en las que el honor y la voluntad de otro suele llevarse como un amuleto.

La otra cosa interesante es la opinión de la abuela sobre el Japón de su juventud y el actual. Al celebrar las muchas experiencias que acumuló en su juventud, la abuela nota que la vida ajetreada de su sociedad actual y los progresos tecnológicos que vienen con ella hacen que reparemos menos en las cosas que presenciamos y que valoremos poco el largo camino que a veces recorremos. Una reflexión interesante que, espero, siga tiñendo los acontecimientos del renacido Club de Ciclismo.

Seiren (Capítulo 3)

Esta será la última semana que escriba sobre esta serie. No es que esperara mucho, pero de verdad me decepciona el pobre manejo de los personajes en un capítulo que aspiraba a ser algo más. La intención era clara: Hikari y Shoichi habrían de profundizar un poco más en su confianza y su reconocimiento del otro, sentando la base para una relación entre ambos. Y eso pasó, pero mediante situaciones forzadas e incómodas que no logran transmitir ninguna emoción. Sabemos desde el principio que Shoichi deseaba acercarse más a ella, aunque su timidez se lo hacía difícil. Ella, más popular que él, sólo parecía verlo como un chico del que hacer mofa de vez en vez. Al conocerlo mejor, Hikari ha ido enamorándose de él y sintiéndose más y más cómoda en su compañía. La cuestión es que, si examinamos con detalle su conducta, realmente no hay mucho de lo qué enamorarse: es un chico débil, sin objetivos claros y demasiado pendiente de lo que otros piensan. Ella no es mejor, claro, pero no es como que hayan conectado por ese lado tampoco. Su romance incipiente parece mucho más producto de las hormonas y de la soledad que de cualquier otra cosa. Así, los chistes e insinuaciones sexuales siguieron llenando espacios que pudieron ser mejor aprovechados para desarrollar sus vicisitudes.

Aunque entiendo bien por qué muchos podrían seguir con interés esta serie, creo que para mí no ofrece mucho más.

En mi opinión, la más justa representación de Hikari.

Interviews with Monster Girls (Capítulo 3)

Este capítulo, dedicado casi por completo a describir la vida de Satou-sensei, la súcubo, insistió, como el anterior, en tomar muy seriamente las condiciones que se le imponen a cualquier semihumano. Para Satou-sensei, ser una súcubo significa potenciar el deseo sexual de los varones a su alrededor, aun si ella no está deseándolo. Eso explica por qué siempre viste pants y un estilo descuidado, pero sus dificultades van mucho más lejos: toma siempre el primer tren y el último para evitar congestionamientos, sus sueños son capaces de influir en los demás y, por esa razón, no puede quedarse dormida en ningún lugar público. Se levanta temprano y acuesta tarde y vive sola en una casa del campo. Es decir, su condición de súcubo la obliga a estar extremadamente pendiente de los demás y, por lo tanto, a olvidarse de sí misma. En ese sentido, no es poca cosa que el mismo título del capítulo la reconozca como una buena adulta: a los 24 años ya sabe que debe reprimirse para funcionar en sociedad. Lo triste de su caso es que reprimirse no se limita a obedecer las leyes y actuar con sentido común; debe adaptar su vida por completo y, como dije en el resumen de la primera semana, borrarse a sí misma.

Lo que no termina de gustarme es que ahora parece ser que ya no es sólo Kyouko quien está enamorada de Takahashi-sensei, Hikari y Satou-sensei parecen estar desarrollando sentimientos románticos por él. Esto demerita el discurso que, por otro lado, la serie trata de enarbolar: por un lado, muestra las dificultades y fortalezas que enfrentan los semihumanos, pero, al mismo tiempo, les generaliza la sensación de devaluación y su correspondiente vulnerabilidad para enamorarse del primero que les preste alguna atención.

Idol Incidents (Capítulo 3)

Así como hay tantas series basadas en el modelo monster-of-the-week, Idol Incidents parece que se enfila a ser incident-of the-week. El de esta semana consistió en responder a una petición de unos niños de Nekonoshima (literalmente, Isla de los Gatos). Como dato curioso, en Japón hay varias islas de este tipo.

Sin embargo, ninguna que yo recuerde tiene forma de gato.

Cual hadas madrinas, las congresistas idol escucharon la petición de los habitantes de Nekonoshima para que les ayudaran a recuperar a los gatos de la isla, que habían desaparecido. No fue tan difícil saber que algo tenía que ver la congresista local que, pese a su aspecto, odiaba profundamente a los gatos.

La solución, no obstante, no fue política (como en el capítulo anterior) sino… mística. Una antigua profecía afirmaba que cuatro chicas cantarían en “la plataforma de piedra de los gatos” y todo volvería a la normalidad. Todo era tan obvio que es ridículo que no se dieran cuenta antes: las plataformas estaban en los santuarios dedicados a los gatos y entre el Partido Sunlight y el de las Heroínas había suficientes idols para cantar. Los gatos volvieron, el festival local pudo realizarse y todo fue felicidad.

Yo de verdad espero que el plan malvado del ¿Primer Ministro? sea algo que valga la pena ver en lo futuro o esta serie perderá todo el interés que podría haber tenido.

ACCA 13 Territory Inspection Dept. (Capítulo 3)

De acuerdo con la directora, los rumores del golpe de Estado no son sólo eso y tanto ella como Grossular y las Cabezas están pendientes de los movimientos de Jean. Honestamente, lo que la directora plantea tiene mucho sentido, en primera instancia: el probable heredero del trono, nieto del rey, es impopular y estúpido y muchos altos funcionarios podrían ver en ello la posibilidad de lograr mayores aspiraciones. ¿Pero quién? ¿Grossular? ¿El presidente del Consejo Privado?

Es sumamente interesante, aunque todavía nebuloso, el entramado político. La fiesta de celebración del príncipe reunió a todos los altos funcionarios del reino en un solo lugar. Al principio pensé que podría tratarse de un atentado, aprovechando semejante aglomeración de individuos poderosos, pero, en vez de eso, Jean acaparó la atención de todos quienes sospechan que él forma parte de la conspiración. Lo que yo sospecho, sin embargo, es que Jean y su hermana están conectados, de alguna manera, con la familia real. Que Jean podría ser el as bajo la manga de un rey indispuesto a dejar el trono y, por esa razón, es una amenaza para todos.

Por lo demás, este capítulo fue tan disfrutable como los anteriores, con un ritmo paulatino y consistente que sigue dejándome ansioso por saber más. La música incidental es extraordinaria y la secuencia de opening es mi favorita de la temporada.

Miss Kobayashi’s Maid Dragon (Capítulo 3)

La vida de Kobayashi-san sigue su accidentado curso en compañía de Tohru y Kanna, las dragonas con quienes vive. Súbitamente, el departamento empieza a quedarles pequeño y, por esa razón, Kobayashi-san propone que se muden a un lugar más grande. Parece un detalle menor, pero decidir sobre el lugar en que se vive habla de mucho más que conveniencia. Con ese gesto, Kobayashi-san está transitando el camino para formar una familia.

Hay muchos pequeños momentos que denotan que esta extravagante asociación de individuos es cada vez más una familia. Por ejemplo, ¿qué es una familia sin un poquito de chantaje emocional? Sabiendo que a Tohru le gusta la limpieza, Kobayashi-san juega un poquito con sus sentimientos para que siga haciéndolo y le perdone su desorden habitual. A cambio, Tohru recibe la satisfacción de tallarle la espalda y, otra vez a cambio, de ser bañada por Kobayashi-san. Una inocente cadena de favores que solidifica más sus lazos.

Luego viene la escena de la fiesta. Kobayashi-san invita a su colega del trabajo (de quien Tohru siente celos) y ella invita a Fafnir y Quetzalcoatl (Lucoa, para los cuates) a sumarse a la convivencia. Es un hecho que Lucoa es del tipo sociable, pero queda el misterio de por qué Fafnir aceptó ir. Eso no impidió, sin embargo, que se divirtiera/enfadara jugando videojuegos.

Como un entusiasta de la cotidianeidad que soy, esta serie siempre encuentra cómo complacerme. Creo que, en general logra transmitir la idea de que una familia es algo que se construye con la convivencia diaria y la aceptación mutua. Y uno no es de piedra, amigos.

¿Qué te pareció esta semana?

¿Hay alguna que hayas decidido dejar de ver?

¡Comenta esta nota!
Categorias
Anime

Psicólogo, psicoanalista y especialista en temas sobre Japón, su cultura y su sociedad. Entusiasta de las historias y sus lenguajes.

Deja un comentario

*

*