Anime

#Reseña Temporada de Invierno 2017 – Semana 9

Esta semana nos hizo falta Fuuka. No me había dado cuenta de lo mucho que me está gustando esa serie, sino hasta que me hizo falta su episodio semanal. Por fortuna, otras series de esta lista dieron bastante de qué hablar y sólo las Idols-Congresistas y Masamune-kun y su atolondrada venganza volvieron a menguar.

 Interviews with Monster Girls (Capítulo 9)

De entre las cosas valiosas que tuvo este episodio, creo importante destacar dos: la disposición de Satou-sensei y la cuestión del control.

Debo decir que sentí mucho gusto de ver a Satou-sensei reconociendo abiertamente su deseo de relacionarse con Takahashi-sensei. Hasta ahora, mi opinión sobre ella ha ido de reconocer a lamentar el sacrificio que hace voluntariamente por los demás, tratando de disminuir los riesgos de su efecto afrodisiaco. Ese sentido de responsabilidad la ha limitado, sin duda.

Pensando las cosas en ese marco, es natural que sea suspicaz en torno a las intenciones de los demás, pero también, que se equivoque al juzgarlos. Por eso, en parte, es que está enamorada de él: porque creía que su efecto afrodisiaco no funcionaba con él y, por lo tanto, de desarrollarse sentimientos entre ellos, éstos serían genuinos.

Pero ¿qué es lo genuino?

En su conversación, Takahashi-sensei explica que el efecto afrodisiaco de los súcubos puede ser entendido como una cuestión de grado: al estar inmersos en relaciones sexuadas, todos tenemos, en principio, un efecto semejante que puede alterarse con métodos artificiales (como la ropa que usamos). Incluso es lo bastante sagaz como para observar que lo que Satou-sensei con su arreglo habitual es lo mismo, pero en sentido inverso. Así, entendiendo que lo que sentimos por los otros es producto del campo compartido de interacción (incluyendo todas sus variables), Takahashi cree que no puede haber sentimientos que no sean genuinos. Satou-sensei no está convencida, pues ella desea a un hombre que pueda verla más allá de su efecto afrodisiaco, pero igual valoró poder discutir estas cuestiones con alguien más en un nivel de respeto.

En lo que a mí respecta, su esfuerzo en controlar el efecto afrodisiaco es otra forma de ponerlo al frente, dificultándome ver a la Satou-sensei que se esconde detrás. Pero no negaré que la forma en que ella y Takahashi-sensei lo abordaron fue de los momentos más destacables de esta semana.

Idol Incidents (Capítulo 9)

Mucho me temo que todo el avance del episodio pasado parece haberse quedado estancado en este.

La aparición de parte de Cherry 7, el grupo de idols que llevó a una de ellas a ser Primera Ministra en el pasado, desmotivó por completo el empuje que habían logrado, permitiendo al actual Primer Ministro, insistir en los rumores y escándalos que ya conocíamos. Las secuencias lentas y con contenido redundante hicieron de esa parte del episodio algo muy aburrido.

Lo único para destacar ahí fue la duda de Natsuki. Al escuchar al Primer Ministro hablar de cómo las congresistas idols no eran necesarias para el Japón de ese momento, Natsuki pareció convencerse de la verdad de su argumento. Las imágenes de sus fracasos pasados volvieron a su mente y nublaron su entusiasmo. Por un momento pensé que la historia seguiría esa ruta, pero en vez de eso pusieron todo el interés en el recién recobrado impulso de Shizuka, que logró la unión de todos los partidos de idols y, de paso, hizo que Natsuki recuperara su energía.

Lo cierto es que al enfocar el problema de esa manera, las congresistas parecen haber olvidado que están luchando en dos frentes simultáneos: como idols y como políticas y parecen haberse quedado únicamente con lo primero. Después del clímax que representó el episodio anterior, este resultó bastante decepcionante.

ACCA 13 District Inspection Dept. (Capítulo 9)

No sé si me gusta la idea de que la Primera Princesa (un personaje que, pese a su aparente importancia, apenas conocimos) tenga de pronto un plan que pueda desbocar todo lo que ha ocurrido hasta ahora. El secreto de que los Otus son parte de la familia real es ahora conocido por todos y cada uno parece tener su propia postura al respecto: ni la Primera Princesa ni el príncipe Schwan quieren que se interpongan en la sucesión. Por su parte, el rey, el presidente del Consejo Privado y Nino querrán protegerlos y quizá la única forma de hacerlo sea promover a Jean como sucesor. Las cinco cabezas de ACCA irán en este mismo sentido, pero quizá sus intenciones no sean tan nobles.

Lo que sí me sorprendió fue el acuerdo secreto entre Lilium y Grossular. Ahora que estoy convencido de que Grossular sería leal a Jean como rey, puedo entender por qué se deja sobajar de esa manera por Lilium: haciéndole creer que está bajo su control, está en la mejor posición para derribarlo cuando sea necesario. Nuevamente estoy especulando, pero no puedo negar que es algo que me gustaría mucho ver.

Miss Kobayashi’s Dragon Maid (Capítulo 9)

Por si ya lo habíamos olvidado, esta serie nos regaló otro de esos momentos en los que vemos que la relación entre Kobayashi y Kanna es una de plena confianza. Emocionada con su primer festival deportivo, Kanna pide a Kobayashi que acuda, pero ella tiene una entrega muy importante esos días y no le será posible ausentarse de su trabajo. Esto entristeció mucho a Kanna, que proyecta en Kobayashi a una figura materna y desea constantemente su validación y compañía. Lo interesante es que, como ya había hecho cuando fueron a comprar sus materiales para la escuela, Kanna hizo el esfuerzo de comprender que Kobayashi tiene otras prioridades que atender.

Pero del otro lado, Kobayashi no se quedó tranquila. No es que deseara acudir al festival deportivo; es que sentía que era algo que debía hacer. Es una distinción sutil, pero muy importante: lo que hacemos por los demás, que no necesariamente coincide con nuestros deseos, es parte importante de lo que nos conecta. Kanna renunció a su deseo de que Kobayashi la acompañara y Kobayashi hizo el esfuerzo extra para poder hacerlo. En la renuncia de ambas hay un amor muy lindo, gratificante y seguro.

Comienza a inquietarme el hecho de que todo esto es pasajero, que es una vida que no durará mucho tiempo. Pensarlo así es triste, pero no es un tema que la serie haya obviado antes y no hay razones para suponer que lo dejará de lado más adelante. Es sólo que la cotidianeidad me parece de pronto muy frágil, muy sujeta a cualquier vaivén del destino. Fue el azar (quizá), lo que configuró a esta adorable familia, pero son sus condiciones los que hacen de su convivencia algo tan frágil y valioso.

Masamune-kun’s Revenge (Capítulo 10)

Este fue un capítulo especialmente… escandaloso.

No sé si siempre fue así, pero Masamune me pareció mucho más gritón que de costumbre. Si así es, me parecería comprensible (escandaloso, pero comprensible), porque todo parece indicar que sus esfuerzos son en vano. No importa cuánto se esfuerce o qué tanto trabaje sus músculos; Aki ya no parece tener ojos para él. Ahora parece más interesada en Kanetsugu Gaasou, estudiante de recién transferencia que, dada su complexión física, le recuerda al Masamune de su infancia.

Es como si volviésemos al inicio y esto ocurre en más de un sentido: hemos visto a Aki rechazar pretendientes, su séquito volvió a aparecer y, en suma, todo parece indicar que la relación entre Aki y Masamune volvió al punto cero. La cosa podría cambiar, sin embargo, con la extraña competencia que se gestará entre sus respectivos grupos, con la doble puesta en escena de “Blanca Nieves”.

Sin embargo, si soy franco, no creo que el clímax de la serie resulte tan interesante. Sospecho, más bien, que la serie terminará sin dar apenas respuestas satisfactorias a sus conflictos (como ya ocurrió con Fujinomiya, que ahora es un personaje secundario más).

¡Comenta esta nota!
Categorias
AnimeReseñas

Psicólogo, psicoanalista y especialista en temas sobre Japón, su cultura y su sociedad. Entusiasta de las historias y sus lenguajes.

Deja un comentario

*

*