Anime

Sword Art Online: Dos caras de la heroína

Con el inminente estreno de la segunda temporada de Sword Art Online me di a la tarea de ver la primera porque, cuando salió, confieso que no me atrajó mucho. Fue un error de apreciación, desde luego, porque resultó ser una serie entretenida e interesante; es decir, me da tema para hablar. Esta vez, analizaré uno de los elementos que llamó mi atención: la sexualidad de las dos heroínas principales. ¿Por qué? Porque creo que este elemento habla mucho de nosotros, como espectadores.

Dice el psicoanalista japonés Tamaki Saitō que una vez que uno siente atracción por un personaje de anime, aunque luego sienta rechazo a esa idea, ya está infectado con el virus otaku. Creo que es una idea bastante acertada. Si pensamos en nosotros en función de nuestra capacidad para encontrar realidad en la ficción, no es para nada extraño que sintamos no sólo atracción, sino también afecto por los personajes. No hay, en principio, nada de malo con ello aunque sea difícil de explicar a quien nunca se haya sentido así.

Fue una coincidencia muy afortunada que estuviera leyendo a este psicoanalista al mismo tiempo que vi Sword Art Online, porque la cuestión de la atracción (y la ficcionalidad) vienen mucho al caso. Aunque no son el eje principal de la historia, están presentes los temas del sexo, el matrimonio e incluso la violación. De cada uno podría hablarse bastante, pero, por ahora, quiero concentrarme en el contraste, en ese sentido, de las dos heroínas principales: Asuna y Suguha.

Confieso que, al principio, no entendía por qué se le daba tanto peso a Asuna. Era bonita y hábil, sí, pero parecía tan bien adaptada a la situación que no me era comprensible su interés por Kirito. No necesitaba ser protegida. Además, la relación entre ellos se dio tan rápidamente en la narración que no dejó mucho tiempo para pensarlo: pese a su apariencia tímida, la misma noche que él se quedó en su casa Asuna ya estaba preparada para compartir la cama con él. Eso sí fue una sorpresa, pero sirvió, más que para sexualizar al personaje, para mostrar que Asuna también tenía momentos frágiles. Ambos necesitaban un poco de paz, la seguridad que da confiar por completo en alguien.

Durante su vida matrimonial Asuna dejó el uniforme para vestir más discretamente, como quizá lo haría una joven con educación un poco más anticuada. No es que su uniforme de los Caballeros de la Sangre fuera muy provocativo, pero su recato se acentuó una vez casada. Las escenas que tuvieron juntos, a solas, no estaban desprovistas de sensualidad, pero pesaba mucho más la ternura.

SAO_003

Por otro lado, Suguha, desde el principio se nos mostró en otra posición. No sólo tiene que ver con las cualidades físicas del personaje, que la animación aprovecha cualquier oportunidad para destacar, sino también en su actitud hacia Kazuto/Kirito. Dejando de lado el asunto incestuoso (en el que podemos pensar en otra ocasión), la aproximación de Suguha es sutil, pero más directa. Suguha sabe que siente atracción por él y es por eso que entra a Alfheim Online: para saber qué era eso que tanto lo atraía. Dicho de otro modo, para meterse en su mundo. Es lo que ella hace, irrumpe de cualquier modo para que él la note. Suguha no es tan frágil como Asuna: es fuerte en el juego y también en la realidad, lo que no deja de tener su encanto. Incluso sus fragilidades son más sólidas, si me permiten la aparente contradicción: el mundo de Suguha (tanto virtual como real) es más claro y firme que el de Asuna, y eso le permite ser fiel a su deseo y soportar la frustración. Al final, Asuna necesitó ser rescatada y Suguha colaboró para hacer realidad esa hazaña.

SAO_002

Así, si el encanto de Asuna está en su inocencia y timidez mezcladas con fuerza, el de Suguha está en la honestidad y apertura. No importa mucho que sea más joven que Asuna, Suguha tiene cualidades que hacen que se sienta distinta, sin desmerecer. Ambas pueden verse como dos lados de una misma moneda: chicas ficticias que pueden despertar distintas percepciones y e interpretaciones. Si la cuestión resaltó en mi experiencia con Sword Art Online, quizá fue porque el tema no se trató lateralmente, sino de frente.

¿Qué prueba este análisis? Nada nuevo, en realidad: que el diseño de los personajes, su aspecto, su movimiento y su personalidad; influyen mucho en nuestra percepción como espectadores, así como nuestro acercamiento a ellos. Es una de las cosas que encuentro más interesante del anime: la creación de escenarios y personajes puede ser tan detallada y cuidadosa, que para nosotros se convierten en realidades. Algo que los otaku quizá no podamos explicar bien, pero que podemos entender.

¿Ustedes cómo percibieron a Asuna y Suguha?

¡Comenta esta nota!
Categorias
AnimeReseñas

Psicólogo, psicoanalista y especialista en temas sobre Japón, su cultura y su sociedad. Entusiasta de las historias y sus lenguajes.

Deja un comentario

*

*